BOLETÍN 1254

"Tal y como se diseñó, el plebiscito es un chantaje a los colombianos, o votan sí o las FARC los seguirán matando": Procurador Alejandro Ordóñez

"Tal y como se diseñó, el plebiscito es un chantaje a los colombianos, o votan sí o las FARC los seguirán matando": Procurador Alejandro Ordóñez

• "Ese plebiscito es un mecanismo pensado para dividir profundamente al país con la mentira de amigos y enemigos de la paz", aseguró hoy el jefe del Ministerio Público en su intervención en el foro ‘Reflexiones para una paz estable y duradera’ en la ciudad de Bogotá.

• "O los ciudadanos votamos sí, a lo que sea, cueste lo que cueste, o vuelven a disparar, vuelven a masacrar, vuelven a secuestrar, vuelven a desaparecer, vuelven a tapizar los caminos y los patios de las escuelas con minas", manifestó. 

 

“El plebiscito aprobado no es un mecanismo de democracia participativa sino un instrumento de dictadura plebiscitaria. No es un mecanismo que sirva a los acuerdos, no les proporciona seguridad jurídica y, en cambio, sí profundiza la polarización política. El plebiscito no es, ni puede ser el mecanismo de refrendación”, dijo en la mañana de hoy el procurador general de la Nación, Alejandro Ordóñez Maldonado, quien fue invitado a participar en el foro ‘Reflexiones para una paz estable y duradera’, realizado en la ciudad de Bogotá.   

En su intervención, el jefe del Ministerio Público advirtió sobre los viejos y nuevos riesgos que se interpretan de la lectura del acuerdo en materia de justicia y víctimas dado a conocer recientemente por el Gobierno Nacional y la organización criminal FARC, así como sobre los sacrificios a la institucionalidad al aprobar un plebiscito y promover un acto legislativo que no permiten a los colombianos decidir. 

“El plebiscito está diseñado para que los colombianos voten pero no decidan. Sí, para que voten ‘sí’ o ‘no” a una pregunta, pero no puedan decidir. Los que deciden, los que habrán decidido aún antes del plebiscito, son el presidente Santos y ‘Timochenko’. A los ciudadanos les dejan la libertad no de decidir sino de adherir, bajo las condiciones por ellos impuestas”, explicó.  

"Nada más peligroso que los plebiscitos. La democracia plebiscitaria mató a Cristo y escogió a Barrabás", agregó.

El jefe del órgano de control reiteró que realizar un plebiscito mientras la organización terrorista FARC continué en armas, solo puede interpretarse como un “chantaje criminal avalado por el Gobierno” al pueblo colombiano en nombre de la paz, además de garantizar la continuidad de acciones de narcotráfico, previo blindaje a la extradición.   

“O los ciudadanos votamos sí, a lo que sea, cueste lo que cueste, o vuelven a disparar, vuelven a masacrar, vuelven a secuestrar, vuelven a desaparecer, vuelven a tapizar los caminos y los patios de las escuelas con minas antipersonales”.

Consideró desequilibrado el ejercicio de plebiscito aprobado por el legislativo y advirtió: “Con la misma manzanilla jurídica hicieron todo lo posible para que el plebiscito fuera, como se dice popularmente, una pelea de tigre con burro amarrado. El plebiscito no ofrece garantías para que los ciudadanos participen libremente, ni para los partidos políticos que ejercen la oposición”.

“El Gobierno utilizará todos sus recursos, barriles de mermelada, presiones sobre los gobiernos locales, clientelismo y la millonaria pauta publicitaria para presionar la aprobación del plebiscito.  Pretende poner en fila a los funcionarios que ejercen autoridad, en todo el país, a hacer campaña a favor del plebiscito. Los críticos en cambio no tendrán financiación estatal para su campaña. ¿Quién en el sector privado, en un ambiente de estigmatización y persecución creado por el Gobierno, financiará a quienes se abstengan o voten no?”. 

‘Pacto para la paz’ frente a mecanismos de refrendación e implementación

El procurador de los colombianos insistió en que solo un ‘Pacto para la Paz’ incluyente, sobre todo con aquellos sectores que han manifestado críticas y observaciones al proceso, garantizará que un acuerdo definitivo entre Gobierno y FARC sea sostenible en el tiempo en materia jurídica, política y ética.

“La Procuraduría ha venido impulsando desde el año pasado la necesidad de un Pacto para la Paz. Un Pacto que concite a los partidarios del proceso, como a los críticos. A todos los partidos políticos, los gremios, las organizaciones de ciudadanos, los movimientos sociales, a todo el país”.

“Es claro que existen profundas diferencias y desacuerdos frente al contenido de los acuerdos parciales que se conocen, pero aun así es posible un pacto Para la Paz. Como procurador quiero insistir en la necesidad de ese pacto. Un pacto referido específicamente al mecanismo o mecanismos de refrendación e implementación de los acuerdos. Ese mecanismo de refrendación debe basarse en la voluntad popular, libre y soberana. No en la manipulación, en la celada y el engaño”, concluyó.

PGN | Fecha Publicación:

Noticias relacionadas

Denuncie o contacte a la PGN