BOLETÍN 417

Capacitación y desarrollo tecnológico como herramientas para mejorar los sistemas carcelarios

Capacitación y desarrollo tecnológico como herramientas para mejorar los sistemas carcelarios

Las cárceles deben dejar de ser un tema residual para los gobiernos, porque entonces no se asignan los recursos suficientes para la incorporación de nuevas tecnologías y se dejan de desarrollar programas en beneficio de los internos.

A esta conclusión llegaron los conferencistas que participaron en el panel ‘Modernización del Sistema Penitenciario y Carcelario’, dentro del Primer Congreso Internacional de Política Penitenciaria y Carcelaria, organizado por la Procuraduría General de la Nación.

Del panel hicieron parte Mercedes Beláustegui Alonso, Subdirectora General de Relaciones Institucionales y Coordinación Territorial de la Secretaría General de Instituciones  Penitenciarias de España, y José Patricio Patiño Arias, Presidente de la Asociación Internacional de Prisiones y Correcciones Capítulo Latinoamericano, con la moderación de Francisco Bernate, catedrático de la Universidad del Rosario.  

“No hay mejor herramienta que el uso de la tecnología para ofrecer planes y programas de capacitación a los reclusos”, dijo la Subdirectora General de Relaciones Institucionales y Coordinación Territorial de la Secretaría General de Instituciones  Penitenciarias de España en su intervención, al destacar que las tecnologías aportan cada vez más a la resocialización de los internos. 

Por su parte el Presidente de la Asociación Internacional de Prisiones y Correcciones Capítulo Latinoamericano dijo que “los sistemas penitenciarios tienen que cambiar” y lamentó “la situación de desgracia humana que se vive en distintas prisiones” de nuestro continente. 

Para los expositores existe una desconexión entre los sistemas de justicia penal y el carcelario, porque a la sanción que impone el primero, hay que agregarle la pena de vivir en la cárcel, donde existe una realidad muy distinta. 

“El punto es que hay que hacer un mejor hábitat en las cárceles y una forma de hacerlo es incorporando tecnologías de la información, porque sí ayudan a tener una mejor visión y control y permiten romper la situación de soledad en que viven millones de reclusos”, sostuvo Patiño Arias. 

Explicaron que a través de las herramientas tecnológicas como videoconferencias o las conexiones por internet se puede impactar a la población carcelaria en temas como la  alfabetización o la oferta de estudios superiores. 

Destacaron casos de centros carcelarios que han desarrollado unidades de producción autosostenibles, como la cárcel de Cancún, en México, donde los internos elaboran ropa blanca y manteles para los hoteles y restaurantes de la ciudad. En las Islas Marías, México,  los internos producen el 70 por ciento de la proteína que consumen, lo que ha generado disciplina para la producción. 

Los panelistas coincidieron en recalcar que los sistemas carcelarios deben cumplir con las fases de resocialización y rehabilitación, porque la cárcel debe ser para salir mejor. 

Al ofrecer sus conclusiones,  Francisco Bernate destacó los avances logrados por España en el uso de la tecnología, porque han permitido humanizar el trato hacia los internos y tener un adecuado manejo de las cárceles del país, mientras que México “nos demostró que sí es posible desarrollar proyectos productivos exitosos en los centros carcelarios”.

PGN | Fecha Publicación:

Noticias relacionadas

Denuncie o contacte a la PGN