Logo Procuraduria General de la Nacion
BOLETÍN 339

Procuraduría destituyó e inhabilitó por 13 años al exgerente de la Empresa de Desarrollo Urbano de Armenia

 Procuraduría destituyó e inhabilitó por 13 años al exgerente de la Empresa de Desarrollo Urbano de Armenia

Bogotá. 22 de mayo de 2019. La Procuraduría General de la Nación sancionó con destitución e inhabilidad por 13 años al exgerente de la Empresa de Desarrollo Urbano de Armenia (EDUA), Sebastián Congote Posada, por actos de corrupción en la celebración de contratos por más de $126.000 millones de pesos. 
 
La Procuraduría encontró que Congote Posada, en desmedro de la función y moralidad pública, concertó con Francisco Javier Valencia Salazar, esposo de la exalcaldesa de Armenia, Luz Piedad Valencia Franco; que desde la EDUA, a través de los contratos interadministrativos 010, 013, 014 de 2015, Fernando León Diez Cardona y sus empresas amigas, elaboraran los pliegos de condiciones de las licitaciones públicas 07 y 015 de 2015, que finalmente les fueron adjudicadas para realizar los diseños en fase III, la construcción de las obras y adicionalmente, las interventorías con recursos de valorización. 
 
El Ministerio Público probó el cargo formulado al disciplinado por interés indebido en la celebración de contratos y concierto para delinquir, conductas con las que atentó contra el buen funcionamiento del Estado y los fines de la función pública. 
 
La Procuraduría en su fallo de primera instancia señaló que “la conducta del disciplinado adicionalmente representa una afrenta con los ciudadanos y beneficiarios de los servicios de la Administración Municipal de Armenia, quienes confiaron en la probidad, honradez y lealtad que debía observar el señor CONGOTE con el Estado, los fines de la organización estatal, la legalidad, pero por sobre todas las cosas, con los ciudadanos que son la razón de ser de la Administración Pública”.
 
El órgano de control calificó la falta de Congote Posada como gravísima a título de dolo, por haber actuado con pleno conocimiento y conciencia de su proceder, como lo aceptó en su confesión dentro del proceso. 
 
En la investigación el disciplinado colaboró y expresó su arrepentimiento por sus conductas contrarias a la ley. 
 
El fallo no fue apelado por lo que la sanción quedó en firme.

AMBJ/ambj | Fecha Publicación:

Noticias relacionadas