INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 810

La Sala Plena aceptó el concepto del Procurador General de la Nación y se declaró inhibida para emitir concepto de fondo sobre la constitucionalidad de la definición de matrimonio y de la familia

 

 

Bogotá, 12 de noviembre de 2010. La Sala Plena de la Corte Constitucional se declaró inhibida para pronunciarse respecto de dos demandas contra el artículo 113 del Código Civil y el artículo 2° de la Ley 294 de 1996, normas en las que se desarrolla y reproduce la definición constitucional, y con las que se pretendía dar amparo constitucional al llamado “matrimonio homosexual”.

Acogiendo el concepto 4876 de 2010 del Procurador General de la Nación, así como los argumentos presentados por distintas universidades y organizaciones sociales, la Sala Plena de la Corte Constitucional desestimó las demandas interpuestas en razón de que no estaban suficientemente sustentados los cargos respecto a la violación de los derechos fundamentales a la igualdad, al libre desarrollo de la personalidad y el derecho a no recibir tratos crueles y degradantes.

El Procurador General de la Nación, Alejandro Ordóñez Maldonado, consideró que los actores no cumplieron con los requisitos, al no exponer las razones claras, ciertas, específicas, pertinentes y suficientes de la supuesta infracción a las normas superiores.

Manifestó que los actores no tuvieron en cuenta una serie de disposiciones dispersas en distintas normas legales que desarrollan la institución del matrimonio y, en especial, el requisito de que se celebre entre “un hombre y una mujer”, las cuales tendrían que ser examinadas de manera conjunta y sistemática para un pronunciamiento de fondo. En razón de esa inadecuada integración, la Corte se abstuvo de pronunciarse de fondo sobre las normas acusadas.

En ese mismo concepto, el Jefe del Ministerio Público precisó que en el caso de que la Corte se pronunciara de fondo, debía declarar la constitucionalidad de las normas demandadas porque no contrarían la Constitución Política, sino que reiteran o desarrollan su contenido.

El Procurador General de la Nación insiste en que a las personas y a las parejas homosexuales la jurisprudencia constitucional les ha protegido sus derechos, especialmente los de carácter patrimonial y que esos derechos deben ser garantizados, protegidos y tutelados por las autoridades del Estado.

También reitera que la Constitución Política estableció unos requisitos esenciales del matrimonio, los cuales no pueden ser desconocidos por ningún órgano del poder público. Esos requisitos configuran el “núcleo esencial del matrimonio” y se concretan en (i) la relación familiar que es el matrimonio, (ii) la cual se constituye por un vínculo jurídico, (iii) que une a “un hombre y una mujer, (iv) que excluye uniones poligámicas y homosexuales, (v) que los derechos y deberes de los hijos habidos dentro o fuera del matrimonio son iguales y (vi) que al Legislador únicamente le compete definir (a) las formas del matrimonio, (b) la edad y capacidad para contraerlo, (c) los deberes entre los cónyuges, (d) la separación y (d) la disolución del vínculo.


Fecha de publicación: 12 de noviembre de 2010. 9:40 a.m.