INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 783

Eduardo Pizarro Leongómez previene sobre el riesgo de un fracaso en el modelo de reparación en Colombia

 

Santa Marta (Magdalena), 29 de octubre de 2010. “Estamos frente a un fracaso anunciado si no se introduce oportunamente un ajuste a los modelos que estamos implementando en materia de restitución y reparación a las víctimas de la violencia en Colombia”, señaló Eduardo Pizarro Leongómez, Presidente de la Comisión Nacional de Reparación y Restitución, al tiempo que invitó a un gran debate intelectual sobre las condiciones justas y sostenibles en las que se debe abordar este tema.

El proceso estaría llamado a fracasar porque, entre otros aspectos, en Colombia no se han delimitado aún los agentes responsables de la victimización, el periodo de tiempo para pedir reparación, las medidas de reparación y los tipos de victimización.

Hizo referencia a la encuesta de la comisión de seguimiento que asesora a la Corte Constitucional, según la cual en Colombia hay 6.5 millones de hectáreas de tierra que fueron dejadas en el momento del desplazamiento. El 50 por ciento de ellas están abandonadas. Frente al 26 por ciento, los desplazados no saben cuál fue el destino de sus tierras, el 15 por ciento se encuentran ocupadas por terceros y el 9 por ciento de estas son cuidadas por familiares y vecinos.

Planteó la posibilidad de pasar de un modelo de reparación individual a uno de reparación colectiva, en el que los recursos se utilicen para reconstruir el proyecto de vida de esas comunidades y garantizar el acceso a servicios como la salud, la educación, la vivienda y la restitución de sus propiedades.

El Doctor Pizarro Leongómez considera que es necesario cambiar el paradigma en Colombia y emplear los recursos del Estado para ayudar a las más de 800 mil familias desplazadas de nuestro país a recomponer su vida. En ese sentido, tiene que haber una interacción continua entre la oferta institucional de Estado y reparación propiamente dicha.

Si el 95 por ciento de las víctimas son de desplazamiento forzado, el tema del retorno digno y sostenible se convierte en el componente central de la política.

En cuanto a los desafíos en materia de tierras, destacó que para evitar un posconflicto violento, el retorno debe darse de manera simultánea con la restitución. “Hay un ciclo de violencia ligado a la tierra después del retorno: los testaferros pueden acudir a cualquier mecanismo para evitar perder las tierras que han ocupado”.

Concluyó manifestando que las políticas que se definan a través de las leyes que están en curso (victimas, restitución y tierras) deben ser coherentes, viables y sostenibles. “Nos estamos jugando el futuro de Colombia y de la paz con el éxito de este proyecto”, puntualizó.

Experiencia Colombiana

El modelo de justicia transicional pensado en los años 90 fue asumido en Colombia a partir de la Ley de Justicia y Paz en el año 2005. A partir de allí se cambio la forma de resolver los conflictos en este país.

Dicho cambio, señaló Pizarro Leongómez, propiciado a partir de esta Ley, visibiliza a las víctimas, “ahora no sólo se trata de cerrar el conflicto y cerrar las heridas”, se requiere entonces un proceso más profundo para enfrentar los conflictos armados.

Los colombianos tienen una experiencia única porque a diferencia de otros países donde este proceso se ha dado después del conflicto, en este país se inició un modelo de justicia en medio del conflicto, cuando persistía la violencia y en un panorama radicalmente distinto.

Colombia es el primer país del mundo que reconoce a los desplazados como víctimas objeto de políticas de reparación. Existen en la actualidad 3 millones 500 mil víctimas de desplazamiento forzado.

El derecho de las víctimas a la restitución de tierras en Alemania

Así se tituló la exposición realizada por la doctora Ellen Haendler, de Alemania, en el Congreso Internacional que conmemora los 180 años de la Procuraduría General de la Nación.

La autora de varias conferencias sobre las experiencias alemanas con la solución de asuntos contencioso-patrimoniales después de la reunificación, explicó en líneas generales los aspectos de la ley patrimonial sancionada por los parlamentos de ambos estados alemanes.

Así mismo, describió ampliamente el procedimiento de restitución, las causas de las razones de causa de exclusión, las bases para el resarcimiento y puntualizó sobre casos concretos sobre solicitudes de restitución que durante 20 años han sido resultas en un 99.34 por ciento.


Fecha de publicación: 29 de octubre de 2010. 3:45 p.m.