INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 774

Procurador dio a conocer su posición en contra de la regulación del cabildeo o ‘lobby’

 

Intervención del Procurador General de la Nación

Bogotá, 28 de octubre de 2010.  “El cabildeo es casi como institucionalizar la negociación con los sectores beneficiarios de  las normas o las decisiones administrativas y ello deslegitima la institucionalidad“, advirtió el Procurador General de la Nación, Alejandro Ordóñez Maldonado, durante su participación en el foro “Estatuto anticorrupción: Hacia una política de Estado”, organizado por la revista Semana.

En este debate para discutir y evaluar los alcances de la regulación del cabildeo o ‘lobby’ que propone el Gobierno Nacional, el Jefe del Ministerio Público manifestó que institucionalizar el cabildeo sería permitir la cooptación con el agravante de que el carácter excluyente de esa figura no otorgaría el acceso a todos los sectores sociales interesados.

El Jefe del Órgano de Control resaltó que el cabildeo bajo “el argumento falaz de que es parte de la democracia participativa y de la mayor transparencia, está encubriendo precisamente una decisión aún más excluyente y deslegitimadora de nuestro sistema jurídico y político”, lo que generaría problemas de gobernabilidad derivados del desprestigio y la desconfianza en las instituciones colombianas.

Al mismo tiempo, puntualizó que hará todos los esfuerzos para que el proyecto de ley del Estatuto Anticorrupción no pase en el Congreso, por considerar que afecta uno de los principales propósitos de la administración pública, que es el de velar por el interés general. Su propuesta está dirigida a regular mecanismos que permitan la participación de todos los ciudadanos y grupos de interés en la construcción de las normas y a prohibir la relación por fuera del marco que pretende influir en la creación y ejecución de las políticas públicas.

De llegar a convertirse en ley este proyecto, aseguró que planteará al Congreso de la República, modificaciones dirigidas a  preservar el interés general sobre el particular, a  proteger el concepto de lo público y a legitimar las instituciones del país.

Finalmente puntualizó que “dentro de nuestra idiosincrasia, dentro de nuestra realidad social,  política y ética, el cabildeo es un terrible riesgo que yo creo que la democracia colombiana no está en condiciones de transitar”.

 

Fecha de publicación: 28 de octubre de 2010. 10:15 a.m.