INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 719

Procuraduría solicitó revocatoria de sentencia de adopción para proteger derechos fundamentales de una adolescente

 

 

Bogotá, 11 de octubre de 2010. Con el propósito de amparar los derechos fundamentales de una adolescente a tener una familia, a no ser separada de ella, a la dignidad, al cuidado y a la salud mental, la Procuraduría Delegada para la Defensa de los Derechos de la Infancia, la Adolescencia y la Familia solicitó a la Corte Constitucional revocar la sentencia de una adopción proferida por un Juez de Familia de Medellín, posteriormente confirmada por la Sala de Familia del Tribunal Superior de ese Distrito Judicial.

Al nacer la niña fue entregada a la abuela materna, quien falleció años después y la familia extensa asumió la crianza de la menor. En el 2004, sin previa consulta a los familiares, fue llevada por una tía a la Regional Antioquia del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), quien expuso ante esta Institución que la niña había sido maltratada físicamente por sus familiares y que podía ser víctima de abuso sexual, hechos que condujeron al ICBF a adelantar el proceso administrativo correspondiente y ordenar los trámites de adopción.

El ICBF fundamentó esta decisión en el supuesto que el papel desempeñado por los miembros de la familia extensa con los que la niña creció y vivió en Antioquia no garantizaba su desarrollo armónico, normal y sano desde los puntos físico, psicológico, afectivo, intelectual y ético, así como el total progreso de su personalidad.

En el 2005 se decretó la adopción de la niña, pero la madre adoptante observó que el comportamiento de su hija no coincidía con el que aparecía en el perfil sicológico entregado por el ICBF; adicionalmente la menor insistió sobre el deseo de regresar al pueblo con sus familiares que habían velado por su cuidado. Previas reuniones concertadas con profesionales del ICBF, la madre adoptante decidió reintegrarla, por cuanto a su juicio la adopción en esas condiciones no estaría cumpliendo con la finalidad prevista por la ley.

Con el propósito de que la niña regresara a la familia extensa y se le respetaran sus derechos fundamentales, se interpusieron varias acciones de tutela que fueron negadas, y se formuló un recurso extraordinario de revisión en contra de la sentencia que decretó la adopción, lo cual tampoco tuvo éxito para invalidarla.

Al advertir que al ICBF cometió algunas irregularidades durante el trámite del procedimiento administrativo por cuanto no hubo una completa investigación para establecer qué otros familiares podían hacerse cargo del cuidado de la niña, y que revisada su historia familiar no podía afirmarse que se encontraba en alguna de las causales para haberla declarado en situación de abandono ya que tenía registro civil, estaba estudiando, no se demostró que hubiese sido víctima de maltrato físico ni que corriera riesgo sexual, el Ministerio Público solicitó revocar la sentencia de adopción y tutelarle a la menor sus derechos a tener una familia, a no ser separada de ella, a su dignidad, cuidado, a la salud emocional y mental

Pese a tener claridad que la adopción es una medida de protección irrevocable, ese principio debe aplicarse atendiendo las circunstancias y consideraciones fácticas y jurídicas según el caso. La Procuraduría General de la Nación actuó en este proceso basada en lo que la jurisprudencia ha expuesto sobre el principio del interés superior del niño y la protección integral de los menores de edad.


 

Fecha de publicación: 11 de octubre de 2010. 11:30 a.m.