INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 564

PGN pide al Consejo de Estado no declarar responsabilidad del Estado en caso de soldados que atracaron a taxista

 

 

Bogotá, 17 de agosto de 2010. La Procuraduría General de la Nación solicitó a la Sección Tercera del Consejo de Estado confirmar el fallo proferido en primera instancia por el Tribunal Administrativo de Santander, que no declaró la responsabilidad del Estado por los perjuicios causados a un taxista que fue atracado por soldados evadidos del Batallón José Antonio Galán del municipio de Socorro (Santander).

De acuerdo con los hechos, en horas de la noche del 23 de abril de 1998, los soldados Helman Nates Alfonso, Jorge Luís Suárez, Luís Gustavo Campos, y Reynel Becerra, quienes se encontraban evadidos del servicio, asaltaron al taxista Nelson Ariel Plata Velasco, quien, además de ser despojado de bienes personales y del vehículo, fue herido con arma cortopunzante por uno de los soldados.

Según la demanda, el Ejército Nacional debe responder por los perjuicios causados al taxista, por cuanto no cumplió con el deber de mantener en acuartelamiento a los soldados, quienes una vez se evadieron del Batallón en el que estaban prestando servicio, procedieron a cometer los actos que causaron daños al señor Plata Velasco.

El Procurador Quinto Delegado ante el Consejo de Estado, Wilson Ruiz Orejuela, en concepto presentando ante la Sección Tercera del Máximo Tribunal de la Contencioso Administrativo, precisó que la jurisprudencia ha definido tres escenarios en los que se puede imputar la responsabilidad, extracontractual y patrimonial al Estado: la falla probada del servicio, el riesgo excepcional por actividades peligrosas y por la ruptura de cargas públicas.

Consideró que de acuerdo con las pruebas obrantes en el proceso, no se demostraron elementos para estructurar la responsabilidad del Estado y la conducta de los soldados obedeció a unas acciones personales alejadas de las funciones públicas que les correspondían como soldados del Ejército.

Para el Ministerio Público, si bien pudo existir una falla al haberse permitido que los soldados se evadieran, esta omisión del Ejército no fue la causa directa del daño demandado, pues el mismo se originó de una actuación personal y por ello la jurisdicción ordinaria procesó a los responsables por el delito de hurto agravado y tentativa de homicidio.

A juicio de la Procuraduría, en este caso no se puede comprometer la responsabilidad extracontractual del Ejército Nacional porque la acción desplegada se dio por fuera del servicio, y constituyó una decisión propia y consciente de quienes la cometieron.

 


Fecha de publicación: 17 de agosto de 2010. 12:45 p.m.