INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 418

PGN destituye a ex Gerente de Hospital Federico Lleras Acosta de Ibagué (Tolima)

 

 

Bogotá, 18 de junio de 2010. Por irregularidades en la contratación, la Viceprocuradora General de la Nación, Martha Isabel Castañeda Curvelo, sancionó con destitución e inhabilidad general por doce años al señor Alfonso Ricaurte Riveros, Gerente del Hospital Federico Lleras Acosta de Ibagué, para la época de los hechos.

Según la investigación, el señor Ricaurte Riveros omitió adelantar el procedimiento señalado en el reglamento de contratación de la entidad para la adquisición de medicamentos y elementos médico quirúrgicos, ya que debió celebrar contratos con formalidades plenas en consideración a la cuantía autorizada por la Junta Directiva.

De acuerdo con las pruebas, se pudo constatar que, durante el primer semestre de 2006, el disciplinable suscribió órdenes de compra por un monto de 1.892 millones 533 mil 182 pesos, causando detrimento patrimonial a la entidad hospitalaria, toda vez que contrató con sobrecostos, pues adquirió medicamentos y elementos médico quirúrgicos por valores superiores a los precios del mercado.

Al proferir la decisión, la Señora Viceprocuradora señaló que si bien las Empresas Sociales del Estado pueden aplicar el derecho privado en materia de contratación, ello no significa que se puedan desconocer los fines del estado, tampoco el principio de responsabilidad por omisión o extralimitación en el ejercicio de las funciones por parte de los agentes de la administración contratante y que es de obligatorio cumplimiento el reglamento de contratación adoptado por el hospital.

Mencionó que a pesar de todas las advertencias sobre transparencia en los procesos de contratación señaladas por la Junta Directiva, de lo cual quedó constancia en actas, durante el primer semestre de 2006, el gerente en lugar de acudir a la convocatoria pública, realizó una serie de compras divididas, mediante la figura de contratos sin formalidades plenas.

De otra parte, el Ministerio Público explicó que examinadas las respuestas de diferentes laboratorios se estableció un comparativo entre los precios del mercado, los precios por los que se pudieron suministrar los medicamentos y elementos médico quirúrgicos, y los precios de compra, concluyendo que con esas compras se incurrió en un sobrecosto estimado en seis millones 897 mil 608 pesos.

Consideró que al adquirir elementos a un precio superior al del mercado se causó un detrimento al erario, “pues sin justificación alguna se evidencia un inadecuado manejo de los recursos que lleva a considerarse como un caso que atenta contra la moralidad pública dado el despilfarro, y porque si se hubiese actuado con criterios de eficiencia y eficacia, se hubiera podido atender de manera adecuada todas aquellas necesidades del hospital, lo cual se muestra como un mecanismo que incide en el deterioro de la salud pública.”

Finalmente, en la misma decisión el Órgano de Control destituyó e inhabilitó por diez años al señor César Augusto Ticora Lozano, Profesional Universitario de Recursos Físicos del mismo hospital, por cuanto participó en la etapa precontractual y contractual en la celebración de las órdenes, pidió las cotizaciones a intermediarios diferentes de los proveedores corrientemente contratados y junto con el gerente suscribió las órdenes de compra cuestionadas.

Contra el fallo de primera instancia procede el recurso de apelación ante el Señor Procurador General de la Nación.


Fecha de publicación: 18 de junio de 2010. 10:20 a.m.