INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 397

Destitución e inhabilidad a Interventor por falsedad personal

 

 

Bogotá, 10 de Junio de 2010. Por presentar documentos que le acreditaban falsamente como Ingeniero Civil para realizar interventoría de cinco contratos, la Procuraduría Regional de Putumayo, destituyó e inhabilitó por 10 años a Humberto Niño Orduz, Técnico Profesional auxiliar de Arquitectura e Ingeniería.

La investigación disciplinaria se inició por una queja anónima y posteriormente la presentada por el Ingeniero Civil Hernán Otto Ortega González, donde indicó que Humberto Niño Orduz había ejercido funciones públicas, como interventor en contratos de obra pública en el departamento del Putumayo y para tal efecto acreditó mediante documentos la calidad de Ingeniero cuando en realidad no era profesional de dicha área.

La investigación disciplinaria comprobó que Niño Ordúz cursó únicamente un semestre de Ingeniería Civil en la Universidad Católica en el año de 1994, y que presentaba registro como “Técnico Profesional auxiliar de Arquitectura e Ingeniería” ante el Consejo Profesional Nacional de Ingeniería COPNIA, según lo certificó dicha entidad.

Con su actuación, el señor Humberto Niño Ordúz incurrió en la conducta de falsedad personal consagrada en el articulo 296 del código penal, así; “El que con el fin de obtener un provecho propio para sí o para otro, o causar daño, sustituya o suplante a una persona o se atribuya nombre, edad, estado civil, o calidad que pueda tener efectos jurídicos, incurrirá…” por lo tanto y de acuerdo con el artículo 48 del Código Disciplinario Único, al cometer un delito se configura falta disciplinaria.

En sus descargos el disciplinado reconoció su falta, pidió perdón a la sociedad y las personas por el daño ocasionado con su proceder y agregó que lo realizó en un momento de desespero, pues no tenía trabajo y debía sostener a su familia.

El representante regional del Ministerio Público calificó la falta como gravísima a título de dolo, ya que, sabiendo que no ostentaba el título profesional dirigió sus acciones a ser contratado como tal, además con una experiencia en el sector de 16 años tenía pleno conocimiento de las repercusiones legales de su actuar.

Por ser un fallo de primera instancia, el disciplinado dispone de tres días hábiles, si así lo desea, para presentar recurso de apelación ante la Procuraduría Delegada para la Vigilancia Administrativa.

 

 

Fecha de publicación: 10 de junio de 2010. 9:00 a.m.