INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 161

PGN solicita confirmar responsabilidad del Ejército por daño psíquico de un soldado durante servicio militar obligatorio

 

Bogotá, 8 de marzo de 2010. La Procuraduría General de la Nación solicitó al Consejo de Estado declare la responsabilidad objetiva del Ejército, al resolver un recurso de apelación en una demanda por las lesiones psíquicas, absolutas e irreparables, que le fueron causadas al señor Carlos Mario Carrillo Jaimes mientras prestaba su servicio militar obligatorio en la ciudad de Bucaramanga, hacia el mes de junio de 1996.

De acuerdo con la demanda, el señor Carrillo Jaimes, al presentarse para resolver su situación militar, fue declarado apto e incorporado por el Distrito Militar 32 a la Compañía de Instrucción del Batallón ASPC No. 5 Mercedes Ábrego, el día 17 de julio de 1996.

Transcurridos dos meses, fue retirado del servicio luego de habérsele practicado tres exámenes que lo declararon no apto, al diagnosticársele un trastorno psiquiátrico agudo compatible con “Episodio Psicótico Esquizofreniforme”.

Refieren los familiares que el joven siempre observó una excelente salud física y mental llevando un vida plena en lo personal, familiar y social, que le permitió graduarse como bachiller del Colegio Fray Nepomuceno Ramos de Rionegro, Santander, pero que luego de ser vinculado al Ejército empezó a cambiar en su comportamiento habitual, mostrando temores generalizados.

En el fallo de primera instancia, proferido por el Tribunal Contencioso Administrativo de Santander, se declaró administrativamente responsable al Ejército Nacional y lo condenó al pago de perjuicios de índole moral y material.

En un concepto presentado ante la Sección Tercera del Consejo de Estado, el Procurador Quinto Delegado, Wilson Ruiz Orejuela, compartió la declaratoria de responsabilidad proferida por el Tribunal Contencioso Administrativo de Santander, al concluir que el conscripto experimentó un daño no con ocasión del servicio, sino a consecuencia de este.

A juicio de la Procuraduría, se presentaron fallas tanto en el procedimiento de incorporación al practicarse los exámenes preliminares, pues en ellos se debió detectarse cualquier situación anómala, al tiempo que hubo omisión del Ejército al no haber hecho todo lo necesario para establecer si realmente se cumplían las condiciones para que el señor Carrillo Jaimes prestara su servicio militar.

Recordó que la jurisprudencia ha definido que frente a las personas que prestan su servicio militar obligatorio, surge para el Estado una obligación de resultado, cual es la de devolverlos a la vida civil en perfectas condiciones, pues se parte de la consideración, según la cual, “si un joven es declarado apto para la prestación del servicio militar, se infiere, que goza de un buen estado de salud, siendo entonces deber de la administración, hacer lo propio para mantener dicha situación, para así, poder entregar a la persona en las condiciones en que lo recibió”.

Fecha de publicación: 8 de marzo de 2010. 9:20 a.m.