INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 136

PGN confirmó sanción a actual Alcalde de Montelíbano, Córdoba

 

Bogotá, 26 de febrero de 2009. Por comprometer recursos de regalías en procesos contractuales, mientras estaba vigente la prohibición de disponer de este rubro al estar suspendido su giro, la Procuraduría General de la Nación sancionó con 12 meses de suspensión en el ejercicio de sus funciones, al actual Alcalde del Municipio de Montelíbano, Córdoba, Edinson Rangel Aguas.

De acuerdo con la investigación, el burgomaestre adelantó procesos de contratación directa financiados con recursos provenientes de regalías, a pesar de estar vigente la orden de no comprometerlos.

Según la Procuraduría, una vez comunicada la decisión de suspender el giro de los recursos de regalías por parte del Departamento Nacional de Planeación, que fue notificada personalmente al Alcalde el 6 de junio de 2008, era su deber expedir el decreto de aplazamiento de las respectivas apropiaciones financiadas con estos dineros.

Sin embargo, no obstante estar vigente la medida ordenada por Planeación Nacional, el señor Rangel Aguas suscribió dos Convenios Interadministrativos, el 1 y el 7 de julio de 2008, con la Asociación de Municipios de San Jorge, Asosanjorge, por valor de 1.501 millones de pesos y con el Centro Educativo La Inmaculada por valor de 35 millones 430 mil pesos, respectivamente, los cuales fueron financiados con recursos provenientes de regalías.

Al resolver el recurso de apelación, la Sala Disciplinaria de la Procuraduría General de la Nación, señaló que “el reproche administrativo no va dirigido al objeto de los convenios y contratos propiamente como tal, sino a la ejecución presupuestal de recursos de regalías con posterioridad a la prohibición de no adelantar procesos contractuales con esos recursos, y así evitar que se continuara presentando un manejo irregular de los mismos, como en efecto lo determinó el Departamento Nacional de Planeación en relación con la vigencia de 2004”.

Para el Ministerio Público, el disciplinable desconoció la razón de ser de su deber, “de manera sustancial y sin justificación alguna”, al impedir que las determinaciones del Departamento Nacional de Planeación y los mencionados decretos cumplieran con su finalidad, para evitar que los recursos de regalías se continuaran manejando por fuera de los lineamientos legales y se destinen a fines diferentes a los señalados por la ley.

Fecha de publicación: 26 de febrero de 2010. 6:20 p.m.