INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 103

Hoy, Procurador General asiste a Congreso Nacional de Municipios

 

El Procurador General de la Nación, Alejandro Ordóñez Maldonado.

Bogotá, 19 de febrero de 2010. El evento al que fue invitado el Procurador General de la Nación, Alejandro Ordóñez Maldonado, por la Federación Colombiana de Municipios, tiene como tema central el futuro de la Descentralización en Colombia, y se lleva a cabo en el Centro de alto rendimiento de Coldeportes.

En su presentación hará referencia, entre otros temas, a las dificultades en el proceso de descentralización territorial, dada la situación institucional de los entes territoriales y la creciente corrupción de la que son objeto.

A partir de hoy, los asistentes recibirán la Agenda Municipal Colombia 2010, que busca promover la transparencia y el cumplimiento de la normatividad en los municipios y distritos de Colombia, a través de la recordación diaria de las tareas a ejecutar en relación con los informes que deben presentar a los diferentes órganos de control del Estado, así como las conductas y advertencias a tener en cuenta en la gestión pública territorial.

De otra parte, es preciso señalar que el Ministerio Público también se hizo presente en el Encuentro Nacional de las Ramas del Poder Público y los Órganos de Control, que se llevó a cabo en Centro de Alto Rendimiento, el 17 y 18 de febrero.

Durante el primer día asistió el Procurador Delegado para la Moralidad Pública , Fabio Yesid Castellanos Herrera, que hizo referencia académica al “Parlamentarismo vs. Presidencialismo”.

El 18 de febrero la representación de la PGN estuvo a cargo de Carlos Augusto Mesa Díaz, Procurador Delegado para la Descentralización y las Entidades Territoriales, que presentó la postura del Ministerio Público frente a la gestión que desarrolla la Entidad en los municipios colombianos, así como la preocupación existente con respecto a las nuevas modalidades de corrupción que imperan en las Entidades Territoriales.

El Procurador Delegado trató el tema de la cooptación del Estado por parte de los actores de la corrupción, al igual que la sofisticación de sus métodos, lo que hace cada vez más difícil detectar las acciones antiéticas.