INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 689

Ex alcalde de Palermo, Sicilia invitado especial en conmemoración del Día Internacional de la Lucha contra la Corrupción

 

Bogotá, 9 de diciembre de 2009. En la intervención Leoluca Orlando, actual diputado italiano y Ex alcalde de Palermo, Sicilia explicó la conveniencia de la legalidad en la lucha contra la corrupción y las mafias.

Insistió en que “No puede haber democracia sin lucha contra la corrupción, porque la corrupción no es solamente un delito, es un sistema de poder alternativo al sistema democrático de poder. Lo mismo pasa con los mafiosos, los mafiosos no son solamente criminales, la mafia es un sistema de poder económico, un sistema de poder político, un sistema de poder religioso, un sistema de poder financiero”.

 

Para Leoluca Orlando es necesario que se descubra la conveniencia de la legalidad “Los empresarios en Sicilia descubrieron que la legalidad es conveniente. Los empresarios de la Organización de los Empresarios Italianos, muy potente, decidieron que un empresario que hace negocios con los mafiosos no puede hacer parte de esa organización”.

Con respecto a los conflictos de intereses precisó que éstos son muy peligrosos y que el soborno compromete los negocios. Además, que donde se permite este comportamiento no hay libertad de mercado, no hay democracia ni posibilidades de  promover los talentos profesionales de la gente. Normalmente el conflicto de intereses no es un delito, es un problema.

“La nueva corrupción del tercer milenio se llama conflicto de intereses. El conflicto de intereses destruye la democracia, el libre mercado, destruye el normal funcionamiento del sistema”, reiteró el conferencista invitado. 

Frente a quienes propician los hechos de corrupción señaló que son criminales que tienen un sistema de valores pervertidos, y que para cambiar este comportamiento se necesitan valores no pervertidos, alternativos a este sistema: “…entonces se habla de un carro con dos ruedas, la rueda de la legalidad que significa la Fiscalía, la Policía, la Ley. La rueda de la cultura, que significa la prensa, que significa la escuela, que significa los empresarios, que significa iglesias, que significa la sociedad civil”.

Añadió que las dos ruedas significan marchar a la misma velocidad. Si la rueda de la legalidad marcha más adelante que la rueda de la cultura, la gente protesta, el carro no marcha adelante, se vuelve impropio.

“Necesita haber la misma velocidad de legalidad y de cultura contra los criminales que estén en un sistema valorial. Contra los normales criminales basta llamar la policía. Contra los criminales valoriales no basta llamar la policía. Si un ladrón viene aquí, basta con llamar la policía, más si un ladrón viene aquí y dice que hace lo que hace en nombre de Alá, en nombre de Jesucristo, en nombre de la Familia, en nombre de la Amistad, en nombre de un valor, se necesita llamar el obispo, el profesor, se necesita llamar la sociedad civil, se necesita llamar la segunda rueda del carro.

ÉTICA, MORAL Y VALORES

El día que los ciudadanos entiendan que no es conveniente ser mafioso, ese día será un magnífico Día Internacional contra la Corrupción”. Con esta frase dio paso a su postura en temas como la ética y la moral: “Está un problema moral individual, está un problema legal universal, está un problema ético. La ética es una convención, no puede haber una democracia normal solamente con la moral individual y con la ley universal”. “Entre la moral individual y la ley universal se necesita un código ético por los médicos, por los policías, por los políticos, un código ético”.