INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 684

Procuraduría situación de 34 colombianas víctimas trata de personas

 

Bogotá,  7 de diciembre de 2009. La Procuraduría General de la Nación denunció ante el Comité Nacional de Trata de Personas la situación de 34 mujeres víctimas de la trata de personas, quienes se encuentran detenidas en Trinidad y Tobago. 

El Ministerio Público ha adelantado las acciones pertinentes ante la Cancillería, por cuanto Colombia no tiene consulado en esa República, a fin de lograr el restablecimiento de los derechos de estas mujeres. Las acciones ante Trinidad y Tobago están siendo adelantadas a través del consulado de Venezuela.
 
De acuerdo con la información conocida por la Procuraduría, a estas mujeres, algunas de ellas menores de edad, las han engañado ofreciéndoles unas mejores condiciones de vida en otros países. Sin embargo, algunas de ellas consideran que no son víctimas del delito de trata de personas, situación que dificulta las acciones emprendidas en esta materia, si se tiene en cuenta además que en la legislación de Trinidad y Tobago esta conducta no esta tipificada como delito.   

Se estableció también que algunas de las víctimas salieron de Colombia por Cúcuta y de ahí pasaron a Venezuela donde los tratantes les quitaron los documentos y empezaron a pagar los servicios de viaje y de alimentación supeditadas a la entrega de los papeles correspondientes. Posteriormente, viajaron a Trinidad y Tobago, y  empezaron a  ser utilizadas en los servicios sexuales. Algunas de ellas han sido denunciadas ante las autoridades por los propios tratantes como indocumentadas, y actualmente, se encuentran detenidas en la prisión de Golven Grove.

Las condiciones de detención de estas mujeres de Buenaventura, Cali, La Dorada y Honda, evidenciadas en una visita realizada a comienzos del presente año por la Cancillería colombiana, son preocupantes, manifestó la Procuradora Delegada para la defensa de los Derechos de la Infancia, la Adolescencia y la Familia. Ilva Myrian Hoyos Castañeda. En su lugar de reclusión reciben únicamente dos raciones alimenticias al día y en algunos casos, para obtener un mejor trato, algunas de ellas se han visto obligadas a ofrecer sus servicios sexuales a los guardias del penal.

La situación está siendo abordada por el centro Operativo Anti Trata de Personas (COAI), y actualmente la Procuraduría adelanta las acciones pertinentes para que se pueda atender a estas mujeres, sean repatriadas y se les puedan garantizar sus derechos fundamentales.  

Las menores de edad regresaron a Colombia repatriadas y se encuentran bajo la protección del ICBF en razón de que sus padres podrían tener algún tipo de responsabilidad en haber permitido que sus hijas fueran víctimas de ese delito.