INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 574

Procuraduría pide al Consejo de Estado se ordene el pago de indemnización por suicidio de recluso en Salamina (Caldas)



Bogotá, 13 de octubre de 2009. En un concepto presentado ante la Sección Tercera del Consejo de Estado, la Procuraduría General de la Nación solicitó que se declare la responsabilidad del Estado y se le condene en una proporción del 50 por ciento de los daños demandados, por los hechos en los que resultó muerto el señor José Joaquín Giraldo Vidal, retenido en la Estación de Policía de Salamina, Caldas.

Los hechos tuvieron lugar el día 11 de febrero de 2001 cuando el señor Giraldo Vidal se suicidó durante su retención en un calabozo de la Estación Policial, luego de un problema de violencia intrafamiliar.

El Procurador Quinto Delegado ante el Consejo de Estado, Wilson Ruiz Orejuela, consideró que si bien el señor José Joaquín Giraldo Vidal participó activamente en la producción del daño, no se reúnen los requisitos para que su conducta se califique como culpa exclusiva de la víctima, y pueda constituir causal de exoneración de responsabilidad del ente demandado.

En su opinión, la decisión del suicidio no fue la única causa para el desenlace dañino, ya que para lograr el resultado fatal el ciudadano contó con la omisión de la autoridad de policía, que en su calidad de garante, asumida al trasladarlo al sitio de reclusión, no tuvo en cuenta su situación psicofísica.

En su intervención, el Procurador Delegado solicitó que en la sentencia que ponga fin al proceso se exhorte al Ministerio de Defensa y a la Policía Nacional a que instalen circuitos cerrados de televisión, que graven 24 horas en los calabozos que posea la institución en todo el país, para evitar y prevenir que se vuelvan a presentar hechos como éste y que se convierta en garantía adicional de las personas que sean detenidas.

La demanda es estudiada por el Consejo de Estado para resolver el recurso de apelación frente a la decisión proferida en primera instancia por el Tribunal Administrativo de Caldas, que no encontró responsabilidad del Estado en estos hechos.