INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 561

Pliego de cargos contra docente de Galapa (Atlántico)

Bogotá, 7 de octubre de 2009. La Procuraduría General de la Nación formuló pliego de cargos contra el señor Chuchill Villalobos Acuña, en su condición de educador de la Institución Francisco de Paula Santander en el municipio de Galapa (Atlántico) quien al parecer tuvo comportamientos irrespetuosos y violentos contra varias menores de dad.

La investigación se inició con base en las quejas presentadas por varias madres de familia, quienes a través de comunicaciones enviadas a la rectora del citado colegio y al Secretario de Educación Departamental donde ponen en conocimiento las situaciones irregulares que han vivido sus hijas ante el comportamiento del profesor Villalobos Acuña.

Teniendo en cuenta que se trata de conductas relacionadas con el abuso sexual y el maltrato a menores por parte de los docentes, la Procuraduría, en ejercicio del poder preferente, asumió esta investigación y dictó pliego de cargos porque abusando de sus potestades habría realizado comportamientos irrespetuosos, violentos y contrarios a la moral de las menores de edad, pretendiendo obtener fines distintos al servicio que la función de educador le concedía mediante el ofrecimiento de estímulos, como nombrarlas monitoras de su clase, y/o amenazas como acerles perder el año.

Adicionalmente, el señor Chuchill Villalobos Acuña habría invitado a varias de estas niñas a residencias o moteles, las seguía después de salir del colegio, interfiriendo de manera arbitraria en su vida privada, la de su familia y su domicilio, y al parecer, al no obtener respuesta favorable a sus pretensioness se expresaba de las niñas con adjetivos tales como proxenetas, libidinosas y prepagos, entre otros.

En desarrollo de esta investigación se allegaron como pruebas los testimonios de la rectora del citado plantel educativo, de una psicorientadora, de una de las madres de estas niñas afectadas con la conducta de este profesor de matemáticas y de varias de las menores de edad involucradas en los hechos.

La falta fue calificada provisionalmente como gravísima a título de dolo, teniendo en cuenta que el docente tenía conocimiento de que su comportamiento no se ajustaba a la ley y por lo tanto, estaba prohibido.