INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 560

En Barranquilla (Atlántico)

PGN ejerce vigilancia a cumplimiento de sentencia proferida a favor residentes del conjunto residencial altos del campo

Bogotá, 7 de octubre de 2009. En cumplimiento de la función asignada por la Corte Constitucional, la Procuraduría Regional del Atlántico ejerce vigilancia al cumplimiento de la sentencia de esa Alta Corporación por medio de la cual les concedió el amparo de los derechos fundamentales a la vida digna y a la tranquilidad, en conexidad a la vivienda digna o adecuada a los residentes del Conjunto Residencial Altos del Campo, ubicado en el sector de Campo Alegre, zona amenazada por fenómenos de remoción en masa y deslizamientos.

De acuerdo con las últimas labores que viene efectuando el Ministerio Público a través de requerimientos, visitas e inspecciones de campo, no se evidencia por parte de la Administración Distrital Ad-Hoc, las Secretarías del Despacho Distritales, la Oficina de Prevención y Atención de Emergencias y Desastres y el CLOPAD, un avance satisfactorio en el cumplimiento de las recomendaciones de corto, mediano y largo plazo efectuadas por INGEOMINAS en el año 2006 mediante el documento “Estado actual de los procesos de inestabilidad de las laderas occidentales de Barranquilla - sector Campo Alegre, Departamento del Atlántico”, las cuales ordenó la Corte Constitucional acoger.

Como avances plenamente demostrados por parte de la Administración Distrital se tuvo la ejecución de ensayos y perforaciones durante el 2008 y la instalación de instrumentación geotécnica en febrero y marzo del 2009 de una parte del sector de Campoalegre, para adelantar estudios del terreno, sin embargo, a pesar de adelantar esas actividades e inversión de recursos, se encontró que a julio de 2009, el Distrito no contaba con lecturas de los instrumentos instalados, no siendo posible adelantar a esa fecha un monitoreo de los deslizamientos y con ello además un sistema de alarmas tempranas.

De otra parte, no se evidenciaron avances significativos en la formulación y diseño de un plan de choque o emergencia y la ejecución de obras temporales de estabilización.

Las obras que fueron ejecutadas por urgencia manifiesta durante el 2008 se consideran insuficientes, debido a la magnitud y complejidad de los deslizamientos, así como el grado y cantidad de edificaciones vulnerables del sector de Campoalegre.

En cuanto al contrato de peritaje para determinar el estado de las estructuras, las condiciones reales del uso de las viviendas y la estabilidad actual y futura del conjunto residencial “Altos del Campo”, contrato que conforme lo ordenado por la Corte Constitucional, su ejecución debía iniciarse máximo en un mes por una entidad pública del orden nacional.

A la fecha de corte, después de múltiples contratiempos y gestiones por parte del Alcalde Ad-Hoc para su contratación, se encuentra en trámite para su suscripción con la Universidad Industrial de Santander IUS.

Igualmente, el Ministerio Público se pronunció sobre las obras ejecutadas antes del 2008 sobre el talud de la carrera 38, así como sobre los estudios específicos de detalle establecidos como recomendación a mediano plazo, cuyos avances están representados en los resultados del contrato adicional N° 1 al SIP UMA 003 de 2006 ejecutado por Delta Ingeniería & Asociados y la firma de un convenio con INGEOMINAS.

Por todo lo anterior, la Procuraduría considera que la Administración Distrital y todas las dependencias relacionadas, deberán mostrar un mayor compromiso, celeridad, eficiencia y eficacia en todos los procesos que propenden al cumplimiento de la Sentencia proferida por la Corte Constitucional, siendo urgente, dada la existencia significativa de obras de estabilización temporales o definitivas, adelantar la implementación de un sistema de alertas tempranas, mediante el seguimiento y monitoreo del fenómeno y sus factores detonantes, que permitan en un momento dado, en consideración al estado de la zona y en especial durante eventos lluviosos de gran magnitud, la desocupación y traslado de población que se cualifique en riesgo inminente.