INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 495


Contundente pronunciamiento del Procurador General de la Nación en IX Foro Nacional de Concejales

Bogotá, 10 de septiembre de 2009. “Voy a dar golpes definitivos contra la corrupción, venga de donde venga, de los más próximos, de los más lejanos, de los amigos…”. Con esta afirmación el Procurador General de la Nación, Alejandro Ordóñez Maldonado, dio inicio al conversatorio que se llevó a cabo entre los Procuradores Delegados y los Concejales, Personeros y Diputados del país que asistieron al IX Foro Naiconal de Concejales en Bucaramanga, Santander.

Exhortó a los cabildantes del país para que hagan parte del proceso de vigilancia y acompañamiento preventivo que lleva a cabo la Procuraduría, dado que por sus funciones de control político a las entidades territoriales ellos pueden contribuir al logro de una correcta ejecución del erario y de las políticas públicas.

Con respecto a las reiteradas denuncias que hicieron los Concejales en el marco del foro frente a la existencia de posibles hechos de corrupción en las Procuradurías Regionales y Provinciales, Ordóñez Maldonado señaló que el Ministerio Público no puede convertirse en instrumento de la impunidad porque esas acciones desnaturalizan y caricaturizan la función pública.

“…Yo sé que en el desarrollo de las actividades del Ministerio Público, en las Procuradurías de las regiones y de las provincias, la función se utiliza de una manera que deslegitima el control, y en muchas ocasiones la Procuraduría y los Procuradores, de provincia y en las regiones, la capturan para abusar indebidamente de ella…”, agregó el Jefe del Ministerio Público.

De otra parte, hizo referencia a la necesidad de que exista colaboración armónica entre las tres ramas y cuestionó el enfrentamiento de los poderes ejecutivo y judicial, lo cual ha generado desconfianza en la ciudadanía. Además, calificó lo que está sucediendo como un espectáculo bochornoso que desbordó las competencias del ejecutivo y del judicial. Ya para finalizar se comprometió en insistir en que ambas ramas se adecuen al cumplimiento de sus funciones.