317 - 09
Por extralimitación de funciones y abuso de autoridad PGN destituyó a Oficial de la Policía


Bogotá, 15 de junio de 2009. 8:00 A.M. La Procuraduría General de la Nación destituyó e inhabilitó, por el término de 10 años, al Mayor Fernando Maximiliano Méndez Gaviria, quien para la época de los hechos se desempañaba como Comandante de la Estación de Policía de Puente Aranda, por abuso de autoridad y extralimitación de funciones.
De acuerdo con la investigación, el Oficial privó ilegalmente de la libertad al señor Jair Steven Rodríguez Martínez al ordenar su retención, por cerca de 24 horas, por el simple hecho de reclamarle por un comparendo que le impuso al parqueadero de propiedad de su familia, ajeno a una disputa que se presentaba entre unas personas que escuchaban música a alto volumen en unos vehículos frente al establecimiento.
Así mismo, ordenó el cierre temporal del parqueadero Rodríguez Hermanos, en el Barrio Galán de Bogotá, por el término de 7 días, argumentando irrespeto a la Fuerza Pública, circunstancia que no contempla la Ley ni el Código Nacional de Policía, como causal para ordenar el cierre de un establecimiento.
El Ministerio Público a través de la Procuraduría Delegada para la Policía Nacional consideró que, la retensión transitoria como medida preventiva es procedente cuando debido al estado grave de excitación de una persona pueda cometer una inminente infracción de la Ley penal, hecho que no se dio en este caso.
A juicio de la Procuraduría la actuación de reclamo airado del señor Rodríguez Martínez, no podía verse como tal, por lo que, en esas circunstancias, su retención resultó ilegal y arbitraria.
Precisó que una retención sin el cumplimiento de los estrictos requisitos legales, como aconteció, constituye una violación a los derechos fundamentales, por cuanto representa una afectación grave de la libertad personal.
De otra parte, respecto al cierre arbitrario del establecimiento, la Procuraduría señaló que el Oficial incurrió en extralimitación de funciones por cuanto, como quedó estipulado en el comparendo, el mismo se decretó por irrespeto a la Fuerza Pública y no hay norma que autorice a los Comandantes de Estación de Policía este tipo de procedimientos.
En el fallo de primera instancia, contra el cual procede el recurso de apelación ante la Sala Disciplinaria de la Procuraduría General de la Nación, se consideraron las faltas del Mayor Méndez Gaviria, como gravísima y grave, respectivamente, cometidas a título de dolo.