316 – 09

Procuraduría destituye a Mayor de la Policía por privar de la libertad a una persona

Bogotá, 14 de junio de 2009. 8:00 A.M. Por privar de la libertad sin justificación legal alguna a una persona, la Procuraduría General de la Nación sancionó con destitución e inhabilidad general por cinco años, al Mayor de la Policía Elver Isidro Zambrano Chavarro, quien para la época de los hechos se desempeñaba como Comandante de la Estación de Policía de Fortul, Arauca.

Los hechos ocurrieron el 24 de enero de 2006, en un retén ubicado en el sitio conocido como la Y de este municipio, donde el señor Germán Salcedo Vidal, fue retenido por varios uniformados.

De acuerdo con la versión del señor Salcedo Vidal, los agentes de la Policía luego de maltratarlo, lo trasladaron a la Estación del Municipio con la finalidad de investigarlo, tildándolo de guerrillero, siendo privado de la libertad, por cerca de 36 horas, por orden del Mayor Zambrano Chavarro.

En el fallo de primera instancia la Procuraduría Delegada para la Policía Nacional recordó que, el artículo 62 del Código Nacional de Policía, autoriza una retención hasta por 24 horas de quien ha sido capturado por orden de autoridad judicial competente, para verificar si presenta otros requerimientos, Así mismo, el artículo 71 autoriza una retención momentánea mientras se verifica la identidad de una persona, pudiendo prolongarse hasta por un máximo de 12 horas, cuando ella se dificulte.

El Ministerio Público consideró que, no importa el nombre, denominación o apelativo que se de a la privación de la libertad, sea retención, inmovilización transitoria, conducción o confinamiento, esto constituye una restricción al derecho fundamental a la libertad y cuando se hace sin el cumplimiento de los requisitos legales, es una privación ilegal.

Para el caso particular determinó que, al no existir una norma que autorice mantener privado de la libertad a una persona, por más de doce horas, para verificar su identidad, tal retención se convierte en ilegal y arbitraria y da lugar a imponer sanciones disciplinarias. La falta fue calificada como gravísima cometida a título de dolo.

Esta decisión podrá apelarse ante la Sala Disciplinaria de la Procuraduría General de la Nación.