INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 278

PGN confirma destitución a ex curador urbano número 4 de Bogotá

Bogotá. D.C. 28 de mayo de 2009. La Procuraduría General de la Nación, a través de la Segunda Delegada para la Vigilancia Administrativa, confirmó la sanción de destitución e inhabilidad para ejercer función pública, por el lapso de 15 años, al arquitecto Germán Ruiz Silva, en su condición de curador urbano 4 de Bogotá.

Para el órgano de control, el funcionario incurrió en falta disciplinaria por extralimitarse en sus funciones y desconocer el alcance de las disposiciones vigentes, al autorizar la construcción de ventanales y voladizos en un predio ubicado en la carrera 8 B No. 57-48 de Bogotá, sobre el cual se otorgó la respectiva licencia, sin haber establecido previamente y mediante estudio técnico y jurídico, si el lindero oriental, correspondía o no a un inmueble de propiedad privada.

Así mismo, al impedir que dentro del trámite correspondiente un vecino interviniera como parte para hacer valer sus derechos y acusarlo, mediante oficio del 14 de febrero de 2005, de invasor de vía pública peatonal, ubicada al parecer dentro de un sector de propiedad privada que aún no ha sido objeto de sesión, como vía pública, por venta o expropiación a favor del Distrito Capital.

Al resolver el recurso de apelación, que en primera instancia profirió la Procuraduría Primera Distrital de Bogotá, el Ministerio Público consideró que, dentro del trámite adelantado para expedir la licencia de construcción número 05-4-0120 de febrero 3 de 2005, el Curador Urbano, para la época de los hechos, se extralimitó en el ejercicio de sus funciones.

De acuerdo con las pruebas adelantadas, el entonces Curador Urbano defraudó las normas de carácter imperativo, abusando de sus deberes, toda vez que vulneró el debido proceso a que debe someterse la expedición de aprobación de licencia de construcción, al impedir que los vecinos interesados y afectados con esa decisión, pudieran hacer valer sus derechos.

Recordó que según el artículo 17 y siguientes del Decreto 1052 de 1998, los actos administrativos de los curadores, que resuelven sobre la solicitud de licencias, deben notificarse a los vecinos personalmente, como medio preferente y de no ser posible, por la vía subsidiaria que consagra el artículo 22 de la citada norma.

Para el caso concreto este requisito no se realizó y por el contrario los actos administrativos de expedición, entrega y ejecutoria, expedidos por la Curaduría, coinciden en un mismo día, el 3 de febrero de 2005, en contravía de la obligación de cumplir con los términos procesarles establecidos en el decreto.

La falta fue calificada como gravísima cometida a título de dolo.