INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 276

Condena para el ex Senador Vicente Blel Saad, pidió la PGN

Bogotá, 27 de mayo de 2009. La Procuraduría General de la Nación solicitó al Juez Sexto Penal del Circuito Especializado de Bogotá, proferir sentencia condenatoria contra el senador de la República Vicente Blel Saad, dentro del proceso que se le adelanta en su contra por concierto para delinquir agravado.

De acuerdo con las pruebas que hacen parte de la etapa investigativa, en el año 2003, el señor Blel Saad, en su condición de Senador de la República , en compañía de otros dirigentes del departamento de Bolívar, participó en dos reuniones con cabecillas de las denominadas autodefensas unidas de Colombia, AUC, en aras de solicitar garantías electorales para los comicios del 26 de octubre del mismo año.

Según el Ministerio Público se encuentra demostrado que existió un plan político por parte de las autodefensas para conseguir el respaldo a los candidatos de escogidos por estos grupos ilegales, así como su decisión de dividir el apoyo a los aspirantes del sur del departamento de Bolívar. Así en el sur el candidato López Cossio tomaba fuerza, mientras que el candidato de la zona norte, Libardo Simancas, era apoyado por el doctor Vicente Blel y por altos dirigentes del departamento.

A juicio de la Procuraduría el análisis de las pruebas testimoniales permite establecer que, para el año 2003, se cumplieron por lo menos dos reuniones entre los líderes de la referida organización ilegal armada y dirigentes del departamento de Bolívar, entre ellos el Senador Blel, las cuales se ajustaron a los fines señalados.

La primera de esas reuniones, a la que el ex Senador admitió haber asistido, tuvo lugar a mediados de 2003 en el corregimiento de Barranco de Loba, al sur de Bolívar, y contó con la asistencia de Henry Vargas, alias ¨Ernesto Baez´, y otros dirigentes políticos de la región.

A finales del mismo año se celebró una nueva reunión esta vez por iniciativa del propio congresista, quien para el efecto contacto a la ex parlamentaria Eleonora Pineda, la que a su vez intermedió con el líder paramilitar Salvatore Mancuso, sirviendo de escenario de la cita la finca de la propia ex congresista ubicada en el corregimiento el Caramelo de Tierralta, Córdoba, lo cual fue confirmado por el propio jefe paramilitar en su declaración.

Con dicho proceder el ex Senador promovió a la organización armada al margen de la ley, con el fin de que continuara imponiendo, por la fuerza, su pensamiento político en la región, legitimándola en el sentido de que ejercía dominio en la zona, de manera tal que sin su aval no era posible a los candidatos el libre y legítimo ejercicio de la actividad proselitista.