INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 270

Sancionado Coronel de la Policía por agredir física y verbalmente a un patrullero de tránsito

Bogotá, 24 de mayo de 2009. La Procuraduría General de la Nación, impuso una multa equivalente a 90 días de salario básico, contra el Teniente Coronel Nelson Guaidia Amézquita, por haber insultado y golpeado a un patrullero que le pidió detener el vehículo en que transitaba, así como los documentos de identificación, luego de observar extrañas y peligrosas maniobras de conducción.

De acuerdo con los hechos, el pasado 4 de abril de 2008 en una calle de Bogotá, el patrullero Luis Antonio Rodríguez, en su condición de autoridad de tránsito dio la orden de “pare” a un vehículo que se desplazaba de manera peligrosa. Al requerir los documentos de identificación personales y del vehículo, el alto oficial que conducía el automotor en evidente estado de embriaguez, descendió del vehículo, trató de intimidar al agente manifestándole “usted no sabe quien soy yo”, y maltrató verbal y físicamente al Patrullero Rodríguez Palencia, causándole una incapacidad de cuatro días.

De acuerdo con el fallo emitido, en primera instancia, por la Procuraduría Delegada para la Policía Nacional, el Oficial vulneró el numeral 2 del artículo 35 de la ley 1015 de 2006 que señala como falta grave, “agredir o someter a malos tratos al público, superiores, subalternos y compañeros”, conducta que se acreditó en el proceso, y, además, infringió el numeral 18 del artículo 35 de la misma norma, al incurrir en conducta de contravención de tránsito por conducir estando en estado de embriaguez.

Al resolver la apelación la Sala Disciplinaria de la Procuraduría General de la Nación consideró que, con lo actos motivos de reproche, el Teniente Coronel afectó la Institución Policial, con un accionar indigno del rango que ostenta, el cual abochorna a los oficiales que están a su mismo nivel jerárquico y se constituye en un pésimo ejemplo para sus subalternos.

Indicó que no sólo el intentar constreñir a su subalterno invocando su rango superior es lo que ofende a la Institución Policial, sino el hecho de que en plena vía pública haya dado el grotesco espectáculo de bajarse del vehículo en condiciones de ebriedad notorias y valiéndose de su condición de Oficial Superior haya pretendido ser exonerado de la aplicación de normas de tránsito.

La multa impuesta como sanción deberá pagarse a favor de la Tesorería de Bienestar Social de la Policía Nacional.