INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 245

PGN sanciona a actuales Concejales de San Jerónimo de Montería  

Bogotá, 14 de mayo de 2009. Al encontrarlos disciplinariamente responsables de elegir como Contralora Municipal a la doctora Gloria María Márquez Mendoza, quien estaba en condición de inhabilidad para acceder al cargo, la Procuraduría General de la Nación destituyó a dieciocho de los diecinueve concejales del municipio de San Jerónimo de Montería, Córdoba, así como a la Contralora elegida.

El fallo de primera instancia proferido por la Procuraduría Regional de Sucre determinó que los Concejales eligieron a la doctora Márquez Mendoza, el 9 de enero de 2008, para el periodo constitucional 2008-2011, quien se venía desempeñado como Asesor código 105 grado 01 de la Contraloría General del Departamento de Córdoba, cargo que ocupó hasta el 17 de enero de 2008.

El Ministerio Público recordó que las normas legales sobre inhabilidades e incompatibilidades no derogan las normas Constitucionales sino que las complementan, de modo que a los Contralores Departamentales y Municipales los cobijan las genéricas Constitucionales previstas en el artículo 272 y las especiales de las leyes 136, 137 y 617.

De acuerdo con la decisión, en este caso concreto, se eligió como Contralora del Municipio de San Jerónimo de Montería a una persona que ejerció cargo público, durante el año inmediatamente anterior a su elección, hecho que está expresamente prohibido en la Constitución Política en su artículo 272 que establece "no podrá ser elegido quien sea o haya sido en el último año miembro de asamblea o concejo que deba hacer la elección, ni quien haya ocupado cargo público del orden departamental".

En tal sentido, al ser la inhabilidad una falta disciplinaria de doble vía, incurren en ella tanto el que se posesiona estando inhabilitado, como el que designa o nombra, en este caso los 18 concejales que votaron por la funcionaria.

En el fallo, contra el cual procede el recurso de apelación ante la Procuraduría Delegada para la Vigilancia Administrativa , se calificó la falta como gravísima, cometida a título de dolo y se absolvió al concejal Devier Acosta Pimienta, quien votó en blanco en la sesión de elección de la Contralora.