INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 216

PGN formula cargos a militares por no asistir a herido en combate

Bogotá. 28 de abril de 2009. Ocho integrantes del Batallón de Alta Montaña No 6 de la Segunda Brigada de la Primera División. “Compañía Cobalto 1”, del Ejército Nacional responden disciplinariamente por la muerte de Mauricio Vives Lacouture, el pasado 22 de mayo de 2007.

La Dirección Nacional de Investigaciones Especiales de la PGN, determinó que los militares incurrieron en grave infracción al derecho internacional humanitario, falta disciplinaria considerada como gravísima y que se endilga a título de dolo.

Para el Ministerio Público: “la muerte de manera arbitraria de una persona que se encontraba revestida de una protección especial a la luz del Derecho Internacional Humanitario, si eventualmente se tuvo la idea de que había tomado parte en el conflicto, debía asistírsele médicamente, su estado así lo exigía”.

En este caso se revisó la operación militar denominada MILENIO 1, que se llevó a cabo el 22 de mayo de 2007 en estribaciones de la Sierra Nevada de Santa Marta, donde miembros del Frente “Gustavo Palmesano” del ELN tenían secuestrado a MAURICIO ERNESTO VIVES LACOUTURE, desde noviembre de 2005.

Tras la acción militar el cuerpo sin vida de Vives Lacouture fue presentado ante los medios de comunicación como un subversivo dado de baja, y posteriormente sepultado como NN.

La Procuraduría acogió como cierto y ajustado a la realidad el testimonio espontáneo y bajo las normalidades de ley que rindió una desmovilizada del Frente “Gustavo Parmesano Ojeda” del ELN, quien aseguró que uno de sus compañeros le disparó al secuestrado en mención, “este quedó herido, quejándose, lo vieron moviéndose y pidiendo auxilio”… ”Salimos hacia una montaña arriba y al llegar a la planada se escucharon cuatro tiros más abajo en el campamento donde estábamos nosotros, los tiros eran del ejército porque nosotros no habíamos seguido disparando”, precisó.

Estas declaraciones fueron respaldadas en una nueva prueba forense realizada al cuerpo de Vives Lacouture y en la que se concluyó que existieron dos momentos de disparos:

Primero, los impactos se reciben de derecha a izquierda.

Otro en el que los impactos se reciben de izquierda a derecha; así mismo se advierte que fueron más de seis (6) los disparos sobre el cuerpo de Mauricio Vives, conforme a los hallazgos encontrados en la segunda necropsia.

Al conjunto de pruebas analizadas se sumó la afirmación de uno de los soldados profesionales:”nosotros contentos porque esa es la moral de uno dar bajas, cuando le dije a usted que el soldado Tamayo dijo que cuando ya teníamos uno asegurado ahí ustedes de pronto entiendan que de pronto nosotros lo haigamos (sic)matado (sic)”.

Se establecio además, que Vives Lacouture, no se encontraba participando directamente en las hostilidades del conflicto armado y en consecuencia era persona bajo la protección del Derecho Internacional Humanitario que le otorga la condición de PERSONA PROTEGIDA.

La Dirección Nacional de Investigaciones Especiales, le reprocha a los militares que la persona encontrada herida fruto de un combate, en el imaginario de ser integrante de la subversión, debía ser asistida y atendida en sus primeros auxilios conforme a las normas de la guerra, pero nunca segar su vida.

El auto de cargos cobija a:

. Carlos Mauricio García Mafla, oficial del Ejército Nacional en el grado de capitán, quien para la época de los hechos fungía como Comandante de Pelotón de la Compañía C, Pelotón “Cobalto 1” del Batallón de Alta Montaña No 6, unidad militar agregada al Batallón de Contraguerrillas No 2 “Guajiros” en desarrollo de la Misión táctica No 053 MILENIO 1.
. Javier Cárdenas Pinto, suboficial en el grado de sargento viceprimero, se desempeñaba como comandante del primer pelotón de la compañía Cobalto del Batallón de Alta Montaña No 6.
. Jilson Eduardo Valencia Ospina, Cabo tercero comandante de sección de la contraguerrilla Cobalto 1 del Batallón de Alta Montaña No 6.
. Los soldados profesionales: Cristian Eduardo Cuevas Imbachi; Roberto Antonio Domínguez de la Cruz; Roland Fabián Palencia Medina; Albeiro Cerquera Vargas y Jorge Armando Tamayo Rengifo.

El proceso disciplinario contra el Mayor (r) Wilson Enrique Tovar Sarmiento,Comandante del Batallón de Contraguerrillas No 2 “Guajiros” de la Segunda Brigada del Ejército Nacional,se termina al comprobarse que no incurrió en falta alguna.

Contra esta decisión no procede recurso alguno, pero los disciplinados disponen de 10 días para rendir descargos y solicitar o aportar las pruebas que considere en su defensa.