INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 207

PGN solicita se declare exequible la adopción únicamente para parejas heterosexuales

Bogotá, 23 de abril de 2009. La Procuraduría General de la Nación encontró que no existe ni afectación del principio de igualdad ni vulneración del principio de la no discriminación, con las parejas del mismo sexo, al solicitar a la Corte Constitucional declarar ajustados a la Constitución Nacional, el numeral 3 del artículo 68 de la Ley 1098 de 2006, así como el artículo 1 de la Ley 54 de 1990, que facultan la adopción únicamente a parejas heterosexuales.

El pronunciamiento se produjo al hacer el análisis de constitucionalidad de la demanda contra las normas citadas, en el sentido de que desconocen a las parejas homosexuales sus derechos y obligaciones como parejas, y poder adoptar, constituir y tener una familia.
El Ministerio Público consideró que el numeral 3 del artículo 68 de la Ley 1098 de 2006 está en armonía con los principios tutelares de la Constitución, en torno al respeto a la dignidad humana, a la igualdad, a la no discriminación, a la protección integral de la familia, así como a la prevalencia de los derechos de los niños.

Consideró en su análisis que la norma para nada afecta el reconocimiento de los derechos que la Corte Constitucional ha reconocido a las parejas convivientes del mismo sexo.
En criterio de la Procuraduría, la declaratoria de exequibilidad no implica ni ausencia de protección, ni déficit de protección respecto de las parejas del mismo sexo, que merecen ser respetadas no sólo como personas sino, como lo ha reconocido la Corte Constitucional, por la específica comunidad que entre ellas establecen.
Aclaró que la expresión, compañeros permanentes, a que se refiere el numeral 3 del artículo 68 de la Ley 1098 de 2006, no puede hacerse extensiva, porque no cabe la analogía, a las parejas convivientes del mismo sexo.

En este sentido, el Ministerio Público se apartó del uso indebido del razonamiento de semejanza, pretendido en la demanda, porque frente a realidades nada iguales no cabe un mismo trato. Lo justo y lo debido es el trato diferenciado y justificado, por lo cual no existe ni afectación del principio de igualdad ni vulneración del principio de la no discriminación.

Recordó la Procuraduría que la familia es una unidad articulada de relaciones constitutivas, entre las que adquieren una especial significación, la relación de paternidad, la relación de maternidad y la relación de filiación, por lo que resulta razonable afirmar que la familia es la forma humanizada de consanguinidad humana, fuente originaria de parentesco familiar, donde los hijos son fruto de la procreación que exige la distinción sexual entre el varón y la mujer.

Frente a los hijos adoptados, en razón del principio de igualdad y de no discriminación, opinó que ellos “tienen derecho a tener una relación de paternidad y de maternidad con su padre y madre adoptantes, semejante a la que tienen los hijos habidos en el matrimonio o fuera de el, con sus padres biológicos”.
El Misterio Público reconoce la existencia de una reiterada jurisprudencia constitucional en torno a los derechos de las parejas homosexuales, pero también advierte la existencia de una jurisprudencia específica sobre la temática de la familia y de la adopción.

En la solicitud a la Corte Constitucional concluyó que, en el caso de que se profiera una sentencia condicionada, se interprete que la expresión, compañeros permanentes, para los efectos de la constitución de la familia y de la adopción, no incluye a las parejas convivientes del mismo sexo.

Descargar concepto D-7415_ C-4726