INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 204
La Directoria del ICBF, el Procurador General y el representante de Unicef en Colombia portan la pulsera 'Derecho a la felicidad' que representa su compromiso con la niñez y la adolescencia.

Niños y niñas no deben ser expuestos en manifestaciones públicas

Bogotá, 21 de abril de 2009. Con el propósito de proteger a los niños, las niñas y los adolescentes contra cualquier acto que ponga en riesgo su vida, su dignidad y su integridad personal la Directora General del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Elvira Forero Hernández; el Procurador General de la Nación, Alejandro Ordóñez Maldonado, y el representante de Unicef para Colombia, Paul Martin, hacen un llamado a quienes participan en marchas o movilizaciones ciudadanas para que recuerden la obligación de proteger a la población vulnerable.

El mensaje está dirigido a quienes como adultos tienen el deber de proteger y prevenir la exposición de los niños, las niñas y los adolescentes en situaciones de riesgo o actos que amenacen su integridad física, derivados de las protestas y marchas.

El ICBF, la Procuraduría y Unicef reiteraron el propósito de trabajar conjuntamente en la vigencia y efectividad de los derechos de los niños, las niñas y los adolescentes

La movilización ciudadana es un derecho Constitucional que debe ser ejercido en armonización con otros derechos fundamentales. La defensa de los derechos de los niños, las niñas y los adolescentes es una responsabilidad conjunta del Estado, la familia y la sociedad. Los niños y los adolescentes como la población más vulnerable de la sociedad no pueden ser utilizados como instrumentos ni como medios para el logro de ningún fin, por legítimo que este sea. La protección integral de sus derechos tiene constitucionalmente carácter prevalente.

Las entidades que suscriben este comunicado recuerdan a los órganos del Estado y a la sociedad en general que el Código de la Infancia y la Adolescencia, en cumplimiento de los principios de la corresponsabilidad y la solidaridad, establece que la familia, las organizaciones de la sociedad civil, las asociaciones, las empresas, el comercio organizado, los gremios económicos, las personas jurídicas y las personas naturales tienen la obligación y la responsabilidad de tomar parte activa en el logro de la vigencia efectiva de los derechos y garantías de los niños, las niñas y los adolescentes. Ese deber está, en igual forma, reconocido por tratados internacionales debidamente ratificados por Colombia.

El mensaje de la pulsera es: "Estoy comprometido con los derechos de los niños" y es un recordatorio para la sociedad en general de este deber constitucional.
Fotos: Carlos Peláez - Oficina de Prensa

Es un derecho de los niños el manifestarse, sólo que no puede ejercerse en riesgo de su vida e integridad.

El ICBF, la Procuraduría y Unicef reiteran el firme propósito de trabajar de manera conjunta en la vigencia y efectividad de los derechos de los niños, las niñas y los adolescentes. Entre todos hemos de lograr su pleno y armonioso desarrollo para que crezcan en el seno de su familia y de su comunidad en un ambiente de felicidad, amor y comprensión, así como en el reconocimiento de la igualdad y la dignidad humana que se les debe garantizar sin discriminación alguna.

Este llamado conjunto se produce luego de que el ICBF conoció varios videos en los cuales se observa la presencia de menores de edad en protestas y marchas realizadas en diferentes lugares de Colombia.