INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 102

PGN alerta sobre posibles responsabilidades disciplinarias por construcción de corredor ambiental en cerros orientales de Bogotá

Bogotá, 26 de febrero de 2009. La Procuraduría General de la Nación advirtió al alcalde Mayor de Bogotá, Samuel Moreno Rojas, sobre las posibles consecuencias disciplinarias que podría acarrear la decisión de realizar un corredor biológico en la denominada franja de adecuación de los cerros orientales de Bogotá.

A través de una comunicación dirigida al Alcalde Mayor de Bogotá el Órgano de Control formuló serias observaciones al proyecto que, pretende, por conducto de la Secretaría del Hábitat, construir un corredor ambiental que fraccionaría la reserva forestal del Bosque Oriental del Distrito Capital de Bogotá.

El cuestionamiento de la Procuraduría se fundamenta en que la resolución 463 de 2005 expedida por el Ministerio de Ambiente, Vivienda y desarrollo Territorial que estableció la franja de adecuación en la cual se pretende desarrollar el proyecto, fue suspendida por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca y en tal virtud dicha zona continúa ostentando la condición de reservada. A la fecha se encuentra pendiente que el Honorable Consejo de Estado emita pronunciamiento en el que resuelva la apelación presentada contra la decisión del Tribunal.

Como quiera que la autorización para la construcción de este corredor tiene su soporte en una resolución “que ha perdido, de manera temporal, su fuerza ejecutoria”, la Procuraduría señala que no es viable que la administración distrital disponga de dichas áreas, ya que con ello se estaría contrariando el ordenamiento jurídico y consecuencialmente pueden presentarse conductas que generen una posible responsabilidad disciplinaria.

De otra parte, en la comunicación enviada al Alcalde Mayor, el Ministerio Público le manifestó que este proyecto no cuenta con los permisos que deben ser otorgados por la autoridad ambiental correspondiente, los cuales deben obtenerse previamente a la ejecución de la obra.

Este permiso debe emanar de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), que está encargada de la administración de esta zona de reserva forestal. Sin embargo, de acuerdo con el oficio suscrito por el Director General de esta Corporación, a la fecha no se ha generado permiso alguno en este sentido.

La realización de las obras que pretende desarrollar el Distrito Capital en una zona de reserva forestal, sin obtener previamente las autorizaciones requeridas, puede dar lugar a una posible falta disciplinaria gravísima, puntualizó el Ministerio Público.