INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 009

Procuraduría dicta pliegos de cargos contra el ministro Palacio, ex ministro Pretelt, ex viceministro Angarita y ex representante Avendaño, en la llamada “yidispolítica”.

Bogotá D.C., 9 de enero de 2009. La Procuraduría General de la Nación dictó pliegos de cargos contra el actual ministro de Protección Social, Diego Palacios Betancourt; el ex ministro del Interior y de Justicia, Sabas Pretelt de la Vega; el ex viceministro Hernando Angarita, y el ex representante a la cámara, Teodolindo Avendaño por incurrir en posibles irregularidades disciplinarias investigadas dentro de la llamada Yidispolítica.

Los pliegos de cargos fueron dictados en dos procesos disciplinarios adelantados contra los mencionados funcionarios así:

1.- En primer lugar, contra el ministro Palacios Betancourt por violar la reserva procesal al revelar piezas obrantes en el proceso disciplinario que se le adelanta, en la comúnmente llamada “yidispolítica” y por negarse a suministrar información requerida mediante derecho de petición.

Como se recordará, el señor Palacios, amparado en su condición de sujeto procesal, solicitó y obtuvo copias de la versión libre rendida por la ex congresista Yidis Medina, en otro proceso también cobijado con reserva, copias que posteriormente y de manera personal dio a conocer a los medios de comunicación, para lo cual haciendo uso de su investidura convocó una rueda de prensa en la Casa de Nariño.

Los documentos en cuestión contenían, entre otros, datos los números telefónicos de la señora Medina, que coincidirían con los citados por el señor Presidente Álvaro Uribe Vélez como aquellos números desde los cuales se habrían realizado llamadas de presión al señor Tomás Uribe, hijo del Presidente de la República.

También se reprocha al señor ministro Palacios Betancourt haber desatendido el cumplimiento de su deber legal de dar respuesta a un derecho de petición presentado por el abogado y columnista Ramiro Bejarano Guzmán, con el argumento de una supuesta reserva procesal. La información requerida se refería al ingreso y permanencia de un listado de algunos funcionarios públicos, congresistas, miembros de la Unidad de Trabajo Legislativo de la señora Yidis Medina Padilla y otros datos relacionados.

Consideró la Procuraduría que “ninguna reserva, protección o cadena de custodia le fue impuesta a la información solicitada, evaluada y requerida por las autoridades de control o por la Fiscalía General de la Nación, así que estando en los archivos oficiales y sin tener las limitaciones de acceso que predica el servidor no es posible admitir la excusa ofrecida al peticionario, en posible violación a la normativa vigente y para lo cual hizo uso de las potestades de su cargo.”

Finalmente en la misma investigación se le cuestiona porque, abusando de su jerarquía habría ordenado a la Secretaria Privada y a la Jefa de Comunicaciones del Ministerio, desplegar acciones ante los medios de comunicación y la Procuraduría, ajenas a las labores propias de sus cargos relacionadas con aspectos procesales de su defensa ante la instancia disciplinaria.

2.- En otro proceso la Procuraduría profirió pliego de cargos contra el ex ministro del Interior y de Justicia, Sabas Pretelt de la Vega; el ex viceministro Hernando Angarita y el ex representante a la cámara Teodolindo Avendaño.

Contra los señores Sabas y Angarita, por ofrecer la vinculación de recomendados del señor Teodolindo Avendaño a la administración pública con ocasión del trámite del proyecto de reelección presidencial, lo que se hizo a través de la vinculación como notario del señor Luis Camilo O´meara Riveira.

Contra el señor Teodolindo Avendaño por incurrir en cohecho propio, al haber recibido utilidad y promesa remuneratoria para omitir un acto propio de su cargo, como fue haberse retirado de la discusión y votación del proyecto de reforma de Acto Legislativo, garantizando con ello la aprobación del mismo.

Serias acusaciones de ofrecimientos por parte del Gobierno fueron hechas en contra del congresista en junio de 2004 demostrándose hasta el momento que efectivamente en el 2005 habría recibido como retribución la notaria 67 que con la intervención del señor Angarita habría sido “vendida” al señor Luis Camilo O´meara quien había pagado 450 millones de pesos por ella.