INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 629

Procuraduría formula observaciones para garantizar el derecho a la asociación sindical

Bogotá, 24 de diciembre de 2008. Mediante un instructivo, la Procuraduría General de la Nación insta al Ministerio de la Protección Social a dar cumplimiento al derecho a la Asociación Sindical y formula recomendaciones puntuales sobre las inscripciones en el respectivo registro, los cambios en las juntas directivas así como las reformas a los estatutos de las organizaciones que lleva esa entidad.

Ante las constantes quejas de los sindicatos, la Procuraduría inició un monitoreo a al actividad del Ministerio de la protección Social, relacionada con la inscripción de nuevos sindicatos, cambios en juntas directivas y reformas a los estatutos en el registro Sindical que lleva esa entidad.

El Ministerio Público encontró que durante los años 2005, 2006 y 2007 se negó la inscripción en el registro sindical de un alto número de organizaciones nacientes, esta situación ha generado un desestímulo a la creación de nuevas organizaciones sindicales, pues en tres años el decreciemiento es del orden del 37 por ciento al pasar de 180 solicitudes en el año 2005 a 114 solicitudes en el año 2007.

Adicionalmente, el Ministerio de la Protección Social “en aras de mejorar las condiciones de libertad sindical” añadió 3 causas distintas a las previstas en la Ley, por las cuales se puede negar la inscripción en el registro sindical, con lo cual se está afectando el núcleo esencial del derecho de asociación sindical, manifestó la Procuraduría.

Además, advierte el Ministerio Público que con la aparición de más razones para negar una inscripción, “se está promocionando, por acción o por omisión, que por vía administrativa se afecte el núcleo esencial del derecho de asociación”.

En ese sentido, la Procuraduría concluyó que el acto de inscripción de una nueva organización sindical solo puede ser negado por las 2 causales previstas en el numeral 4 del Art. 366 del Código Sustantivo del Trabajo.

Finalmente, concluyó que las reformas a los estatutos sindicales y los cambios en las juntas directivas de los sindicatos deben ser inscritas en el registro respectivo, tal y como los presentan los interesados y si el Ministerio o el empleador tienen objeciones deben acudir a demandar la elección o la modificación ante el juez laboral.

Además, precisó que las organizaciones de segundo y de tercer grado (Federaciones y Confederaciones) son una instancia obligatoria para dirimir las diferencias que se pudiesen presentar entre los afiliados o sus organizaciones afiliadas en desarrollo del derecho a la autonomía sindical para autorregular sus conflictos.