INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 613

Pliego de cargos a tres miembros del Ejército Nacional por presunto homicidio en persona protegida

Bogotá, 15 de diciembre de 2008. La Procuraduría General de la Nación abrió pliego de cargos a tres miembros del Ejército Nacional, quienes presuntamente dieron muerte a una persona que al parecer no se encontraba participando directamente en las hostilidades propias del conflicto armado interno.

Los hechos ocurrieron el 5 de marzo de 2005 en la vereda El Narciso del Municipio de Urrao Antioquia, cuando miembros del Batallón de Infantería No. 11 Cacique Nutibara, Compañía Coraza Primera Sección, presentaron como dado de baja en combate a Oviedo de Jesús Flórez Moreno, señalándolo como miembro del 34 frente de las FARC, pese a las declaraciones de familiares y amigos, quienes lo definían como un campesino trabajador, persona callada, muy seria que no sabía manejar armas y que jamás perteneció a ningún grupo político, social o al margen de la ley.

El Procurador General de la Nación revocó el auto de fecha 24 de marzo de 2005, proferido por el Comandante del Batallón de Infantería No. 11 Cacique Nutibara, por considerar que la decisión de archivo carecía de un análisis basado en las reglas de la sana crítica, desconocía el principio de la investigación integral, pero sobretodo por la escasez de material probatorio con que contó para tomar una decisión de archivo definitivo.

En desarrollo de la investigación y con fundamento en la diligencia de necropsia y el estudio de balística, la actuación de los miembros del Ejército, resultó cuestionada en una presunta infracción al Derecho Internacional Humanitario.

La versión de los militares no coincide con el protocolo de necropsia, por cuanto el informe del comandante de la Compañía Coraza No. 2 señala que el combate tuvo lugar el día 5 de marzo a las 5 y 30 a.m., lo cual contrasta con el dictamen forense que en el aparte de las conclusiones dice: “Según las lesiones esenciales y el estado de descomposición del cadáver la fecha se refiere entre 7 y 10 días” y es claro que entre el presunto combate que se reportó y la fecha en que se realizó la necropsia, sólo transcurrieron dos días.

En consecuencia el Ministerio Público señala que “no se entiende como el cadáver presentado como muerto en combate presentara un estado de descomposición que no es concordante con la supuesta fecha de combate”.

Con estos elementos probatorios la Procuraduría consideró que existen razones para señalar la presunta responsabilidad del Cabo Segundo Samuel Augusto Ayala Díaz y los soldados profesionales Freddy Augusto Agudelo Saldarriaga y Juan Carlos Ochoa Orozco, en el homicidio de Oviedo de Jesús Flórez Moreno.

Para el órgano de control no existen pruebas que demuestren que Oviedo de Jesús Flórez Moreno hiciera parte de un grupo subversivo y, por el contrario, por el contexto de los hechos, se trataba de una persona protegida por el Derecho Internacional Humanitario.