INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 559

Por parapolítica destituido e inhabilitado por 20 años ex gobernador de Casanare

Bogotá, 27 de noviembre de 2008. Por promover, auspiciar y financiar grupos al margen de la ley, conocidos como paramilitares liderados por Germán Darío Buitrago Parada, alias “Martín Llanos”, la Procuraduría General de la Nación, destituyó e inhabilitó por 20 años para ejercer cargos públicos al ex gobernador de Casanare, William Hernán Pérez Espinel.

En fallo de única instancia, el ministerio público afirmó que quedó plenamente comprobado que el Señor Pérez Espinel, quien se desempeñó como mandatario departamental entre el 2001 y 2003, incurrió en una falta disciplinaria gravísima y a título de dolo al poner su cargo al servicio del grupo paramilitar dominante en la zona, con el propósito de promocionar, auspiciar y financiar el mismo como “retribución” al hecho de que gracias a su apoyo accedió a esa dignidad.

Según las denuncias que originaron la investigación adelantada por la Procuraduría General de la Nación, el exgobernador era el hombre de confianza de alias “Martín Llanos”, recibiendo un apoyo económico de tres mil millones de pesos de la organización delictiva para adelantar su campaña proselitista, así como el apoyo político, en la medida en que se obligó a la población a votar por él.

De acuerdo con declaraciones dadas por Carlos Guzmán Daza, alias “Salomón”, considerado como el vocero político del grupo paramilitar, la contratación se manejó a través de cooperativas creadas con ese propósito como Conalde, Coopnal, Cooespro, Proteger y Codeter. Adicionalmente, se comprobó la creación de una “oficina paralela” de la Oficina Jurídica de la Gobernación, la cual estaba destinada a adelantar todo el trámite de legalidad de la contratación ocultando su finalidad de cumplir compromisos previamente adquiridos.

La Procuraduría General de la Nación comprobó que el exgobernador Pérez Espinel pasó por alto todo el trámite de legalidad de la contratación pública, para poder cumplir sus compromisos financieros con la asociación delictiva, actuaciones que fueron objeto en su momento de sanción disciplinaria.

De igual forma, el ministerio público señaló entre otros de los contratos adjudicados de manera irregular, se encuentra el suscrito entre la Gobernación de Casanare y la Universidad de Cartagena, desconociendo de manera evidente los principios de selección objetiva, transparencia y economía, al no convocar a otras entidades públicas, no realizó estudios técnicos, administrativos, económicos ni jurídicos que determinaran la necesidad y conveniencia para el departamento.