INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 515

Destituido e inhabilitado por 17 años director de Invias

Bogotá, 12 de noviembre de 2008. Tras comprobarse que el señor Daniel Andrés García Arizabaleta incurrió en 11 irregularidades que van desde la presentación de documentos con información engañosa hasta el conflicto de intereses, la Procuraduría destituyó al actual director de INVIAS y le impuso una inhabilidad de 17 años para el ejercicio de funciones públicas.

De acuerdo con el fallo de primera instancia, el señor García Arizabaleta incurrió en una seguidilla de irregularidades desde cuando asumió el cargo de Asesor del Departamento Administrativo de la Presidencia de la República en el año 2002, posteriormente como Director de Coldeportes, y luego como Director de Invías, cargo que ejerce desde noviembre de 2006.

Específicamente las conductas que le fueron probadas y por las que fue sancionado son:

1.- COMO ASESOR DEL DEPARTAMENTO ADMINISTRATIVO DE LA PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA:

• Haber ejercido el cargo sin cumplir los requisitos de ley, especialmente los relacionados con la experiencia, y haberla acreditado con un documento engañoso:: El señor García aportó un certificado de experiencia expedido por “Inversiones García Arizabaleta” empresa familiar que refería un vínculo laboral inexistente. En la mencionada certificación, que además fue expedida cuando dicha empresa ya había sido liquidada, se consignaban detalles sobre un supuesto ejercicio profesional que no coincide en las fechas, pues para esa época el señor García aún se encontraba en la universidad adelantando sus estudios de Arquitecto que culminó en 1997.

• Posesionarse como Director General de Coldeportes encontrándose aún vinculado y en ejercicio del cargo de Asesor del Departamento Administrativo de la Presidencia de la República. Al actuar de esta manera incurrió en una evidente violación al régimen de incompatibilidades, pues ocupó simultáneamente más de un empleo público.

2.- COMO DIRECTOR GENERAL DE COLDEPORTES

• Posesionarse, ejercer el cargo de Director General de Coldeportes sin cumplir con los requisitos que exigía la ley, y modificar el manual de requisitos incurriendo en conflicto de intereses: Desde diciembre de 2003 y hasta agosto de 2006, el señor García Arizabaleta se desempeño como Director de Coldeportes; durante ese periodo violó la norma que fijaba requisitos mínimos para desempeñar el cargo y configuró un claro conflicto de intereses al modificar dicha norma para permitir que “los cargos de nivel directivo pudieran ser ejercidos por un profesional en cualquier disciplina académica.” En su beneficio directo”.
Dicha modificación no afectó las exigencias de experiencia mínima requerida requisito que tampoco cumplía, pues no contaba con la indispensable inscripción profesional que le permitiera ejercer como arquitecto.

3.- COMO DIRECTOR DE INVIAS:

• Posesionarse como Director encargado de INVIAS, posteriormente en propiedad, y ejercer el cargo sin cumplir con los requisitos mínimos exigidos y modificar el manual de requisitos incurriendo en conflicto de intereses y presentar certificaciones con información engañosa: Desde que asumió en encargo en noviembre de 2006, y en propiedad en el 2007 el señor García no cumplía con los requisitos de perfil y experiencia exigidos y tal como lo hizo en Coldeportes modificó el manual para permitirse como Arquitecto asumir dicho cargo, pero no tuvo en cuenta las exigencias de experiencia que de nuevo no cumplía. Para ajustarse a dicha exigencia suministro documentos con contenidos engañosos, para conseguir su posesión.
Entre las pruebas que se tuvieron en cuenta, figura una entrevista que concedió el señor García a “La W “ Radio en la que “al ser interrogado respecto al incumplimiento de los requisitos, afirma que para el momento de su posesión no necesitaba ningún requisito y cuando llega empieza a revisar el manual interno que dice que él debe ser ingeniero, abogado o administrador de empresas y le pareció injusto que su carrera no estuviera incluida porque tiene mucho que ver con el sector, él venía por unos días, así que, según su parecer, no incurre en conflicto de intereses, además porque consultó la modificación con el Ministro, que dice estuvo de acuerdo.” señala el Ministerio Público.

4.- COMO VICEMINISTRO DE TRANSPORTE,

• El 24 de noviembre de 2006, se “tomo el INVIAS”, ejerció su dirección pese a que solo fue encargado de la dirección algunos días después, y solicitó: Abusando de su cargo y excediendo sus funciones, el hoy Director de INVIAS asumió el control de esa institución sin estar autorizado para ello, solicitó las renuncias de todos los funcionarios de libre nombramiento y remoción, congeló procesos licitatorios, exigió relaciones de correspondencias enviadas y resoluciones suscritas y prohibió el ingreso al edificio de las directivas y cualquier funcionario los días sábados y domingos, pasando por alto que no era el director del Instituto y desconociendo a quien se desempeñaba como tal.
• Permitir que particulares ejercieran funciones públicas en representación del Instituto Nacional de Vías Adicionalmente presentó a una ciudadana como su asesora y ejerció como tal durante diez días, desde el 24 de noviembre hasta el 4 de diciembre de 2006, cuando fue nombrada como Jefe de la Oficina Jurídica.

“Es un hecho que las actividades arbitrarias que se predican pueden ser el producto de la inexperiencia el investigado pero por eso mismo se ratifica que cada proceso administrativo existen perfiles definidos en la administración pública con lo que se garantiza un mínimo de idoneidad para enfrentar la exigencias de los cargos” señala la Procuraduría General de la Nación.

Agrega que “las exigencias de requisitos y perfiles para cargos públicos e incluso privados no corresponden a caprichos infundados de quien ostenta el poder” y puntualiza el ministerio público que “La seguridad y garantía de la eficiencia, competitividad, talento e idoneidad, no se predica del documento que lo acredita sino del sujeto que la ostenta siendo entre otras la experiencia capacidades personales e intransferibles”.

Las faltas fueron consideradas por la Procuraduria como graves y gravísimas a titulo de dolo. Contra esta decisión de primera instancia procede el recurso de reposición.