INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 289

Procuraduría vigilará proceso de liquidación de Cajanal y el Seguro Social

Bogotá, 14 de julio de 2008. Una acción preventiva de vigilancia y control al proceso de liquidación del sector de Cajanal y Seguro Social iniciará la Procuraduría General de la Nación luego de que el Gobierno nacional atendiera la recomendación del ministerio público y aceptara liquidar el área pensional de ambas instituciones.

Tras comunicación enviada hace un mes por el Procurador General de la Nación al Presidente de la República, Alvaro Uribe Vélez, el Gobierno Nacional dispuso adelantar el proceso de liquidación del sector de pensiones a cargo de Cajanal antes del mes de diciembre del presente año, hecho que ahora es objeto de seguimiento por parte del ministerio público.

En su comunicación, el Procurador General expuso la crítica situación que enfrenta esta entidad y sugirió analizar la pertinencia de liquidar o fusionar a Cajanal, no sin antes advertir sobre la necesidad de adoptar las medidas pertinentes para salvaguardar la documentación de los trámites en curso de los afiliados y pensionados.

En su comunicación, el Jefe del órgano de Control hizo un recuento de las acciones adelantadas por el ministerio público durante los últimos años, en cumplimiento de su función constitucional y legal y en defensa de los derechos y garantías de los trabajadores, pensionados y sus familias.

Desde el año 2002, la Procuraduría Delegada para los Asuntos del Trabajo y la Seguridad Social ha venido advirtiendo sobre la crítica situación que afrontaba Cajanal ante la demora en la atención de las solicitudes de reconocimiento de prestaciones económicas, la inestabilidad en la vinculación precaria de los trabajadores a la entidad, así como la ineficiencia e inoperancia administrativa de la Caja debido a la falta de personal calificado e infraestructura para resolver y cumplir con las funciones legales asignadas para la entidad.

De otra parte, en informes rendidos por la Dirección Nacional de Investigaciones Especiales de la Procuraduría General de la Nación se concluyó que «el proceso de escisión del negocio de salud y de pensiones fue una total improvisación» circunstancia que ha generado inconsistencia en las políticas, programas y proyectos.

En el año 2005, se informó al Ministerio de hacienda y Crédito Público las serias fallas estructurales que impidieron el desarrollo eficaz y eficiente de las funciones de Cajanal. Además, «se advirtió sobre la falta de infraestructura adecuada y de personal, los serios represamientos y los conflictos judiciales en virtud de la afiliación de regímenes pensionales como fue el caso de pensión gracia y régimen de transición».

Es preocupante el represamiento para resolver derechos de petición lo que ha repercutido en la congestión de la rama judicial y del grupo de tutelas así como la situación de estadística y defensa de Cajanal, pues ya no se cuenta con abogados defensores ante las distintas instancias, lo cual ha revertido en condenas millonarias debido a la falta absoluta de defensa judicial oportuna y el ambiente propicio para la corrupción, como ha quedado explícito en las acciones de revisión promovidas ante la Corte Suprema de Justicia.

El ministerio público espera que con la liquidación de Cajanal y la entrada en operación de una nueva entidad que se encargará de administrar los recursos pensionales, se solucione la crisis administrativa y judicial ocasionada por la congestión, desorganización y múltiples fallos judiciales en contra de la entidad.