INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 180

Comunicado del Procurador General de la Nación

- El Procurador General de la Nación se pronunció a propósito de la tutela instaurada por dos niñas lesbianas contra el colegio Leonardo Davinci de Manizales y los hechos que han rodeado el cumplimiento de lo ordenado por un juez, para que ellas sean aceptadas en el plantel educativo.

El Código de la Infancia y la Adolescencia NO puede ser un saludo a la bandera, por lo tanto exhorto a la Secretaría de Educación del Municipio de Manizales, y a las directivas del colegio Leonardo Davinci, de esta ciudad, a que den estricto cumplimiento a los mandatos establecidos en dicho estatuto.

El Código señala el principio de la perspectiva de género, que el colegio y la secretaría de educación de Manizales están obligados a cumplir y que consiste en reconocer la diferencias sociales, biológicas y sicológicas en las relaciones entre las personas según el sexo, la edad, la etnia, y roll que desempeña en la familia y el grupo social (orientación sexual). El Estado, a través del Ministerio de Educación Nacional debe hacer efectivo este principio como garante de los derechos humanos.

De otro lado el Código de Infancia y Adolescencia establece el principio de la corresponsabilidad, por el cual al Estado, en sus niveles nacional, departamental y municipal, le corresponde el mandato legal de garantizar el ejercicio pleno de todos los derechos de los niños, las niñas, y los adolescentes; promover la convivencia pacífica; garantizar un ambiente escolar de respeto a la dignidad humana y erradicar las prácticas discriminatorias y excluyentes.

Solicito a las instituciones educativas, a través de sus directivas, cumplir con lo ordenado en los artículos 42 y 43 que determinan como obligaciones fundamentales:

• Primero: Garantizar a los niños, las niñas y los adolescentes, el pleno respeto a su dignidad humana.

• Segundo: Formar y dar ejemplo de tolerancia y respeto por las personas y sus condiciones particulares y,

• Tercero: Proteger a las adolescentes contra cualquier forma de maltrato, humillación, discriminación o burla de parte de los demás compañeros y profesores.

Por último, este estatuto tiene como finalidad, garantizar a todos los niños, niñas y adolescentes del país su pleno y armonioso desarrollo, para que crezcan en el seno de la familia y la sociedad, en un ambiente de felicidad, amor y comprensión.

En la mañana de hoy, he dado instrucciones para que a través del procurador delegado para la Defensa de los Derechos de la Infancia, la Adolescencia y Familia, se requiera al Ministerio de Educación y a las secretarías de educación del orden departamental, distrital y municipal, para que den plena observancia a los parámetros legales del Código de la Infancia y la Adolescencia, y a la directiva nro. 9 de 2006, expedida por mi despacho, por la cual se requiere al Estado colombiano dar cumplimiento de los compromisos internacionales adquiridos por Colombia en materia de género, en cuanto a dos objetivos: el primero, garantizar el restablecimiento inmediato de los derechos de las adolescentes involucradas en esta situación, y el segundo, que estos hechos bochornosos no se sigan presentando.

Es preciso recordar que la honorable Corte Constitucional, en el transcurso de este año ha reiterado en muchas de sus jurisprudencias la obligación de todos los servidores públicos y de la sociedad, al respeto a la orientación sexual.

 

EDGARDO JOSÉ MAYA VILLAZÓN
Procurador General de la Nación

 

Bogotá, 28 de abril de 2008.