INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 106

Por retener, golpear y robar a dos ciudadanos, destituidos cuatro miembros de la Policía Nacional

Bogota, 14 de marzo de 2008. Con destitución e inhabilidad general para ocupar cargos públicos por 15 años, la Procuraduría Regional de Atlántico sancionó a un subteniente y tres agentes de la Policía Nacional por violación de los derechos fundamentales de dos ciudadanos.

La medida asumida en fallo de primera instancia cobija al Subteniente Josué Iván Álvarez Barco y los patrulleros de la Policía Nacional, Mauricio José Estrada Macías, Rubén Darío Calderón Basto y Eduardo Guerrero Cáceres.

Los hechos se registraron en julio de 2005 en Barranquilla, cuando dos hombres que se desplazaban en una motocicleta fueron detenidos y esposados sin orden judicial, sindicándolos de atraco a una estación de gasolina y luego de verificar que no eran los autores del robo los trasladaron a un parqueadero de Metrotránsito para que agentes de tránsito les elevaran un comparendo por no usar casco y chaleco, posteriormente, fueron golpeados causándoles varias lesiones, les retuvieron los documentos de identidad y les hurtaron 400.000 pesos.

Al imponer la sanción, el ministerio público concluyó que los policías investigados incurrieron en violación a los derechos fundamentales de locomoción e integridad personal, el delito de hurto, lesiones personales y abuso de función pública.

La Procuraduría advirtió que la fuerza pública no puede tratar a todos los ciudadanos como si fueran delincuentes, no pueden detener a todas las personas que se movilicen en motocicleta para pedirles antecedentes, esposarlos y trasladarlos para reconocimiento de una posible autoría de delito sin orden de un fiscal de la República dentro de un proceso penal.

La sanción de destitución e inhabilidad por 15 años para ocupar cargos públicos se aplicó en cumplimiento del artículo 37 del decreto 1798 de 2000, vigente para la época de los hechos en concordancia con el Régimen Disciplinario para la Policía Nacional para el caso de faltas gravísimas por parte de unos integrantes de la fuerza pública.