INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 035

Por omisión, Procuraduría sanciona a ex funcionarios del Ministerio de Trabajo

Bogotá, sábado 2 de febrero de 2008. La Procuraduría General de la Nación suspendió por dos meses a los servidores públicos de la Dirección Territorial Antioquia del Ministerio del Trabajo, Luis Fernando Henao Jaramillo y Martha Patricia Osorio Rueda, quienes estando comisionados para llevar a cabo la audiencia pública especial de conciliación entre Incametal y sus trabajadores, no velaron para que se cumplieran los requisitos fundamentales de dicha conciliación.

De acuerdo con la investigación, los Inspectores de Trabajo y Seguridad Social no brindaron las garantías para que a través del acuerdo de conciliación no se vulneraran ningún tipo de derechos ciertos e indiscutibles a los trabajadores.

En consecuencia, durante las audiencias adelantadas en las instalaciones del Hotel Belford y Portón de Medellín con los trabajadores de Incametal no se garantizó que a través del acuerdo no se vulnerara ningún derecho cierto e indiscutible a los empleados.

«Los implicados no le demostraron al despacho que hubiesen asesorado debidamente a los trabajadores en la Audiencia de conciliación, pues ese era su deber, más aún en su condición de Inspectores de Trabajo y Seguridad Social en representación del Ministerio de Protección Social en Antioquia, labor para la cual fueron comisionados (…)».

La Procuraduría también les cuestiona su actuación omisiva, pues algunos trabajadores no fueron citados con las debidas explicaciones que se iba a realizar una conciliación, y ante esta situación los funcionarios del ministerio no intervinieron, orientaron ni asesoraron debidamente a estas personas, en aras de garantizar sus derechos laborales.

Manifiesta el ministerio público que en la reunión sostenida entre Incametal y sus trabajadores no se tuvo en cuenta el procedimiento conciliatorio que se debe seguir en este caso y «los inspectores de trabajo tampoco presentaron fórmulas de arreglo a los trabajadores y concluye que estos fueron asaltados en su buena fe y fueron coaccionados para que suscribieran la conciliación.