INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 023

Destituyen e inhabilitan por 10 años a guardia carcelario
por agredir recluso

Bogotá, 25 de enero de 2008. Es deber de los guardias carcelarios velar por los derechos fundamentales y las garantías constitucionales de los reclusos que custodian y el incumplir esta obligación se constituye en una grave infracción a sus funciones, consideró la Procuraduría General de la Nación al destituir del cargo a un guardián de la Cárcel Municipal de San José del Guaviare e inhabilitarlo por 10 años para ocupar puestos públicos al comprobarse que agredió a un recluso.

En fallo del primera instancia, el Ministerio Público consideró que el guardia Carlos Orlando Benavides Uribe, adscrito a la Cárcel Municipal de San José de Guaviare, infringió el numeral 1 del artículo 48 de la Ley 734 de 2002 y abusó del cargo al agredir al interno Wilson León Tenorio, ocasionándole lesiones físicas en el rostro luego de insultarlo y amenazarlo, hechos que se constituyen en una falta gravísima.

Según el Ministerio Público, los presos presentan una mayor vulnerabilidad, respecto de otros integrantes de la sociedad, en virtud de su específica condición o por las circunstancias fácticas de la realidad carcelaria, y los guardianes tienen el deber funcional de velar porque sus derechos no se vulneren.

El caso ocurrió en el Patio 2 del centro carcelario. Según los testimonios corroborados por la Procuraduría en el curso del proceso disciplinario, El guardián Benavides lanzó agresiones verbales al interno señalándolo como “sapo” y manifestándole “usted me las paga”, en varias oportunidades

La reacción del guardia contra el interno se originó, al parecer, por una investigación que cursaba en su contra por quejas del Comité de Derechos Humanos de la cárcel sobre corrupción y abuso de autoridad. Según dictamen del Instituto de Medicina Legal, la víctima de la agresión presentó una “herida superciliar izquierda lado tercio interno de ceja, otra en dorso nasal izquierdo con desprendimiento de huesos propios y desviación del tabique nasal lo que le ocasionó una incapacidad de 35 días.