INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 475

Las parejas de homosexuales tienen derecho a pensión de sobrevivientes

Bogotá, 19 de noviembre de 2007. Los compañeros o compañeras permanentes del mismo sexo de cualquier ciudadano afiliado al Sistema de Seguridad Social, y del cual dependan económicamente, pueden ser beneficiarios de la pensión de sobrevivientes siempre y cuando cumplan los requisitos consagrados en la ley, consideró el Procurador General de la Nación, Edgardo Maya Villazón, en un concepto enviado a la Corte Constitucional.

Restringir el acceso a este derecho en estos casos resulta contrario a los valores y principios constitucionales; vulnera los derechos a la igualdad, al libre desarrollo de la personalidad, al acceso a la seguridad social y viola la aplicación de los instrumentos internacionales ratificados por Colombia en materia de Derechos Humanos, señaló el Jefe del Ministerio Público en su pronunciamiento.

Bajo esta premisa, el Procurador solicitó a la Corte Constitucional condicionar la vigencia de expresiones como “el cónyuge, la compañera o el compañero permanente”, contenidas en los artículos 47, 74 y 163 de la Ley 100 de 1993, a que cuando se apliquen se entiendan comprendidos también para el compañero o compañera permanente del mismo sexo del afiliado al sistema de seguridad social.

El concepto de constitucionalidad analizó una demanda contra estos apartes, y la definición incluida en el artículo 1 de la Ley 54 de 1990, que involucra a los beneficiarios de la pensión de sobrevivientes.

A juicio de los demandantes, las expresiones contenidas inciden en la noción de compañeros permanentes por lo que pidieron a la Corte que se pronuncie sobre el conjunto normativo que la conforman y las condicione a que no excluyan a las parejas homosexuales del régimen de protección en materia de seguridad social, eliminando del ordenamiento jurídico toda interpretación que las margine.

En el concepto, el Procurador precisó que en relación con los derechos de las personas del mismo sexo están cobijados en este momento por la ley 54 de 1990, conforme a los dispuesto en la Sentencia C-075. Y frente al acceso a la seguridad social están amparados por la Ley 100 de 1993 bajo los términos señalados en la Sentencia C-811 de 2007, ambas emitidas por la Corte Constitucional.

El Jefe del Ministerio Público mantiene una postura jurídica similar a las que planteó en los conceptos emitidos en las anteriores causas: se requiere dar la misma protección que se otorga a las uniones heterosexuales a las del mismo sexo por encontrarse ambos casos en condiciones asimilables.

Sostiene el Procurador que en las sentencias citadas se estableció un precedente jurisprudencial según el cual debe existir una mínima de protección jurídica para las parejas homosexuales allí donde existe para las parejas heterosexuales por cuento se encuentran en condiciones equiparables.

Para no infringir ese mandato debe extenderse el régimen de protección existente, debido a que en materia de pensión de sobrevivientes, el legislador no ha ofrecido expresamente un régimen legal de protección a las parejas homosexuales que estén en situación equiparable, indicó el concepto del Procurador.

Según el Ministerio Público, el objetivo del Sistema General de Pensiones es garantizar a la población el amparo contra las contingencias derivadas de la vejez, la invalidez y la muerte y su finalidad es establecer un marco de protección para las personas que dependerán económicamente del causante.

Su acceso será reforzado si los titulares a este beneficio se encuentran en condiciones de debilidad manifiesta por hacer parte de grupos de población discriminados por razón de su orientación sexual. Ignorar esta situación se puede calificar como una vulneración a la dignidad humana y a los derechos a la igualdad, la seguridad social, el libre desarrollo de la personalidad y a la vida, expresó el Procurador en el concepto.

“Para el Ministerio Público no es posible dentro de un Estado Social de Derecho privar a un grupo de ciudadanos, que deciden conformar una pareja con persona del mismo sexo, de los derechos que le son reconocidos a los demás sólo por el hecho de su orientación sexual”, concluyó en el pronunciamiento.