INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 471

Archivada investigación disciplinaria contra el alcalde de Medellín

Bogotá, 16 de noviembre de 2007. La Procuraduría General de la Nación decidió el archivo definitivo de la investigación contra el alcalde de Medellín, Sergio Fajardo Valderrama, al no encontrar fundamentos para considerar las declaraciones dadas por el funcionario a varios medios de comunicación, la publicación de informes sobre las obras realizadas bajo su administración y la utilización de su imagen en la publicidad de algunas campañas electorales, como faltas disciplinarias sancionable por supuesta participación en política.

A juicio del Ministerio Público, la ocurrencia de estos hechos fueron situaciones imposibles de controlar. Tras analizar la conducta del alcalde Fajardo Valderrama, el organismo de control concluyó “que el deber funcional en la posible omisión que se le imputa al investigado no fue desconocido” por lo cual “no se configura falta disciplinaria”.

Según los fundamentos esgrimidos en la decisión disciplinaria, en el caso de la utilización de su imagen en la publicidad política de algunos aspirantes a corporaciones públicas, no existe norma alguna que imponga al señor Fajardo Valderrama evitar su ocurrencia. El deber funcional del Alcalde no incluye regular los temas de la propaganda electoral. De acuerdo con lo dispuesto por el Consejo Nacional Electoral (CNE) en múltiples conceptos, la competencia del funcionario se limita a determinar la cantidad de publicidad de la que pueden hacer uso las campañas.

En este caso, el alcalde Fajardo Valderrama no incumplió su deber legal o reglamentario por el hecho que apareciera su fotografía en la publicidad de campaña política alguna, puesto que no correspondía a su órbita de competencia como alcalde regular, ni fiscalizar, aprobar o improbar el contenido de las vallas, volantes o cualquier tipo de propaganda electoral. Además, conforme a las pruebas obtenidas en las diligencias, quedó claro que no medió autorización, ni consulta previa para la utilización de su imagen en la publicidad del candidato Alonso Salazar, agregó el Ministerio Público al precisar los alcances de la decisión

Aunque una vez aparecieron las fotos, el disciplinado debió reclamar como cualquier persona la injusta apropiación de su imagen, esta, por ser pública, también fue utilizada en la publicidad electoral del candidato Carlos Ignacio Cuervo, en la que aparecen la caras de los anteriores alcaldes incluyéndolo a él, y frente a éste tampoco tomó ninguna acción personal. Sin embargo, una vez recibió la comunicación de la Procuraduría Regional ordenó tomar las medidas de ley, indicó el organismo de control.

Sobre las declaraciones hechas por el Alcalde Fajardo Valderrama, según los denunciantes, en la que se configuró la posible participación en política del funcionario público, la Procuraduría las calificó como intervenciones en donde hace una apología de su gestión como mandatario local. Luego de analizarlas, concluyó que las intervenciones no las efectuó en el marco de ninguna campaña, ni actividad partidista, o para presionar a particulares o subalternos a respaldar una causa o campaña.

“Este despacho considera que el discurso panegírico del alcalde, repetido en varias ocasiones y en diferentes eventos, donde exalta sus propias virtudes, no se constituye por sí mismo en indebida intervención en política”, agregó el auto en el cual se ordenó el archivo de la investigación.

En lo relacionado con las publicaciones pagadas por la administración municipal en las que se da cuenta sobre las obras realizadas por la administración de Medellín, en la investigación disciplinaria adelantada se demostró que son un recuento de los proyectos que se han adelantado y que no solo se publicaron durante periodo electoral.

La publicidad de las políticas públicas y los avances de las obras en Medellín, en este caso, tiene por objeto explicar a la ciudadanía las razones de las incomodidades y solicitar la comprensión de la comunidad, además de exaltar la labor, “y como ya fue analizado esto no puede ser considerado como falta disciplinaria, concluyó la Procuraduría.

En la decisión, el Ministerio Público también dio por terminado el proceso disciplinario iniciado contra Jorge Humberto Melguizo Posada, en su calidad de Secretario de Cultura Ciudadana de Medellín, y, en consecuencia, archivar definitivamente la indagación preliminar por los mismos hechos, de acuerdo con las mismas consideraciones expuestas.

Es de resaltar que aunque el Código Disciplinario otorga un plazo máximo de 6 meses para el adelantamiento de la indagación preliminar, por disposición del Procurador General de la Nación, éste y los demás asuntos relacionados con indebida participación en política de servidores públicos se tramitan con especial prelación y por ello el ministerio público ya empieza a mostrar resultados en esta materia.