INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 444

Decisiones disciplinarias en el departamento de Caldas

Bogotá, 29 de octubre de 2007. La Procuraduría General de la Nación, a través de su Regional de Caldas, profirió los siguientes fallos de segunda instancia:

Destituido ex Secretario del Instituto Mariscal Sucre de Manizales

Con destitución del cargo e inhabilidad por 10 años para ejercer cargos públicos, fue sancionado por la Procuraduría General de la Nación el señor Rogelio Ramírez Cárdenas, en su condición de Secretario del Instituto Mariscal Sucre de Manizales, por consignar información falsa en una certificación.

El fallo de segunda instancia señala que el señor Ramírez Cárdenas aprovechó su calidad de secretario para expedir un documento en el que hizo constar que uno de los estudiantes de ese centro educativo había cursado en ese centro educativo el grado octavo, cuando en verdad solo había cursado en esa institución, por espacio de tres meses, el grado sexto, faltando a su deber de «expedir con lealtad y correctamente los certificados y constancias».

«(…) tampoco queda ninguna duda que actuó con dolo, porque al acceder a la petición de Jorge Ravagli, conocía de antemano su verdadera condición académica, y además de ello sabía para que iba a ser utilizado, esto es, que Jorge Ravagli pretendía engañar con el documento expedido por él en su condición de secretario a la empresa Socobuses» puntualizó la Procuraduría regional.

PGN sanciona ex Personero de Manizales

Mediante fallo de segunda instancia, la Procuraduría General de la Nación sancionó al señor Jorge Eliécer Silva Merchán, en su condición de Personero Municipal de Manizales con multa de sesenta días de salario por extralimitación en el ejercicio de sus funciones al adelantar un proceso disciplinario careciendo de competencia para ello.

El ex funcionario adelantó un proceso disciplinario y consecuentemente profirió un fallo absolutorio a favor del subgerente de Aguas de Manizales, toda vez que esta es una empresa de economía mixta regida por el derecho privado, circunstancia que impedía aplicar el régimen disciplinario dispuesto en la ley para particulares.

Para el ministerio público es claro que el entonces Personero conocía lo afirmado por la Corte Constitucional en ese sentido, y pese a ello «continuó con el proceso que se adelantaba contra un particular que de acuerdo a la aludida sentencia escapaba del régimen disciplinario dispuesto en la ley 734 de 2002 y lo culminó profiriendo fallo absolutorio, en vez de haber declarado la terminación del procedimiento».

Finalmente, la Procuraduría ordenó iniciar investigación disciplinaria contra el anterior personero municipal de Manizales, Augusto Cardona Arango, quien al parecer también incurrió en la misma falta, teniendo en cuenta que él fue quien inició la investigación disciplinaria contra el subgerente de Aguas de Manizales.

Confirmada sanción contra ex presidente de Concejo municipal de Palestina

La Procuraduría General de la Nación confirmó la sanción de multa equivalente a 30 días de salario proferida contra el presidente del Concejo municipal de Palestina (Caldas), Alberto García Quintero, por irregularidades en el pago de honorarios a un concejal.

El ministerio público estableció que el señor García Quintero ordenó el pago de honorarios al concejal Rubén Darío Gómez Colorado por la asistencia a las sesiones plenarias llevadas a cabo los días 20, 24, 25 y 27 de agosto de 2004, sin tener en cuenta que él no asistió en las fechas señaladas y que la excusa presentada por éste no demostraba de manera contundente la fuerza mayor o el caso fortuito que le impidieran hacerse presente en las respectivas sesiones.

De acuerdo con la legislación vigente, «los concejales que después de ser convocados no se presenten a la sesión plenaria por razones de fuerza mayor o caso fortuito y que sean realmente justificados y verificables, tendrán derecho al pago de los honorarios», sin embargo, en este caso las justificaciones presentadas no cumplían con los requisitos mínimos exigidos por el reglamento interno del Concejo Municipal y por ello, no era procedente reconocer el pago de los honorarios.

Procuraduría sanciona a ex alcalde de La Dorada

Por haber nombrado y dado posesión a una persona que no reunía los requisitos para ejercer el cargo de agente de tránsito, la Procuraduría General de la Nación sancionó con multa equivalente a 30 días de salario al señor Jaime Gutiérrez Angel, en su condición de alcalde municipal de La Dorada (Caldas).

La investigación disciplinaria permitió concluir que « independientemente de la norma que se aplique la persona nombrada y posesionada para ejercer el cargo de agente de tránsito, no estaba preparada para asumir las responsabilidades de tal labor».

El ministerio público concluyó además que no existen dudas respecto de los requisitos que se exigen para ocupar el cargo, como erróneamente lo señala el señor Gutiérrez Angel, pues existe prueba absoluta de los requisitos exigidos para el desempeño del cargo, del nombramiento, de la posesión y la identificación de las normas transcritas.

Sancionado ex alcalde de Casabianca

En fallo de segunda instancia, la Procuraduría General de la Nación sancionó al entonces alcalde del municipio de Casablanca, Luis Eduardo Rodríguez Rivera con multa equivalente a seis meses de salario, por irregularidades en el ejercicio de sus funciones.

El Ministerio Público estableció que el funcionario no efectuó las transferencias de la totalidad de los dineros apropiados por el Concejo Municipal, con destino a la Personería del citado municipio en las vigencias fiscales de los años 2003, 2004 y junio de 2005, que superan los 37 millones de pesos.

Adicionalmente, el ex mandatario no incluyó en las reservas de apropiación los dineros dejados de transferir a la Personería del Municipio de Casabianca en los años 2003 y 2004.

Finalmente, el ministerio público halló responsable al señor Rodríguez Rivera de no haber dado respuesta a siete derechos de petición presentados por el personero municipal de esa localidad, mediante los que solicitaba la transferencia a la Personería de los dineros que el Concejo había presupuestado para el funcionamiento de esa entidad.