INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 307

Destituido soldado que desde su garita, dio muerte a estudiante universitario en Cali

Bogotá, 27 de julio de 2007. Con destitución e inhabilidad de 10 años para desempeñar cargos públicos, fue sancionado el soldado regular Johny Gerardo Delgado Cifuentes, por la muerte del estudiante universitario David Fernando Durán Rebolledo, en Cali.

Como se recordará los hechos ocurrieron el 29 de febrero de 2004, cuando el soldado Delgado Cifuentes de la Escuela Militar de Aviación “Marco Fidel Suárez” con sede en Cali (V) quien se hallaba de turno en la Garita No. 2 de esa Unidad Militar, disparó su arma de dotación contra el estudiante universitario cuando éste en alto grado de embriaguez se bajó de su vehiculo particular y retiró unos conos de señalamiento vial.

El soldado alegó en su defensa que disparó porque el joven se bajó de su vehiculo dando muestras explicitas de agresividad y retiró los conos mientras apuntaba con un arma a la garita donde éste se encontraba, señaló además que recientemente se había emitido una alerta de inteligencia sobre la existencia de vehículos que serian utilizados por la delincuencia para atentar contra las instalaciones de la Escuela Militar.

Tras decenas de pruebas recogidas a través de visitas especiales, declaraciones, testimonios y documentos, la comprobación de la existencia de informes de inteligencia que advertían posibles atentados y paralelamente el hecho de que se demostró que no hubo una amenaza potencial, ni real, como tampoco una hipotética situación de riesgo inminente que justificara la reacción armada del nivel que se produjo, se impuso la sanción.

Señala la Procuraduría que la decisión de destituirlo se tomó “por cuanto el disciplinado Jhonny Gerardo Delgado Cifuentes, en razón a la violación manifiesta de reglas de obligatorio cumplimiento, que establecían de manera detallada de qué manera debería obrar el centinela de la Garita No. 2, en tratándose de una situación considerada en su momento como crítica para la seguridad de la base, optó por hacer caso omiso al cumplimiento de tales preceptos y por ello incurrió en esta ilicitud a título de culpa gravísima”. Sin embargo a la hora de imponer la inhabilidad, que fue de diez años para desempeñar cargos y ejercer funciones públicas, se tuvo en cuenta que el disciplinado no ha sido objeto de sanción disciplinaria anterior y que su conducta antes de incurrir en esta grave ilicitud fue buena.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Señores periodistas: El siguiente material se encuentra embargado. Por favor, asumir la fecha y hora de cada uno de los boletines como la correspondiente a su emisión por parte de la Oficina de Prensa. Gracias

 

 

NOTICIAS 2006

Enero
--------------
Febrero
--------------
Marzo
--------------
Abril
--------------
Mayo
--------------
Junio
--------------
Julio
--------------
Agosto
--------------
Septiembre