INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 292

Por homicidio de campesino que sobrevivió a masacre en Cajamarca (Tolima), destituidos siete militares

Bogotá, 18 de julio de 2007. Por la muerte en estado de indefensión del campesino Norberto Mendoza Reyes, después de haber sobrevivido a la masacre de cuatro integrantes de una misma familia en la vereda Potosí, jurisdicción municipal de Cajamarca, Tolima, la Procuraduría General de la Nación destituyó e inhabilito por un periodo de 12 años para ocupar cargos públicos a siete miembros del Ejercito Nacional vinculados a los hechos.

La determinación disciplinaria afecta a los entonces integrantes del Batallón de Contraguerrillas No. 6 Pijaos, Cabo Primero (r) Jose Alejandro Gómez Acevedo y los soldados profesionales (r) Jhon Jairo Vizcaya Rodriguez, Albeiro Pérez Duque, Noel Briñez Pérez, Luis Fernando Ramos Martínez, Jairo Sebastián Quintero Riaño y Jhon Jairo Guzmán Gallego.

Los entonces integrantes de la fuerza pública, fueron encontrados responsables de falta disciplinaria gravísima por haber incurrido en graves violaciones al Derecho Internacional Humanitario, por el homicidio del señor Mendoza Reyes, quien recibió varios disparos a corta distancia y en estado de indefensión, ya que el campesino se encontraba herido y pidió a los militares que no lo dejaran morir. Pero fue ultimado.

Para la Comisión Especial de la Procuraduría General de la Nación, las pruebas determinan que “existe certeza de que para el día 10 de abril de 2004, el civil campesino Norberto Mendoza Reyes sobrevivió al primer ataque producto de un error que les fuera reconocido a los militares, pero fue ultimado para evitar que quedaran testigos de ese acontecer trágico”, determina el fallo de primera instancia del ministerio público.

La Procuraduría General de la Nación hace alusión a las muertes de Albeiro Mendoza Reyes, Yamile Urueña Arango, Julio Cesar Santana Gutierrez y el menor de seis meses Cristian Mendoza Urueña, a quienes presuntamente confundieron con guerrilleros de las Farc.

“Si bien los militares incurrieron en un error inicialmente al confundir los civiles con la guerrilla. Situación que dio lugar a que dispararan dando muerte a los familiares de Norberto Mendoza Reyes, y lesionando a éste, no puede predicarse lo mismo de su muerte, pues como se encuentra establecido el mismo fue ultimado sumarialmente sin razón justificable”.

En el fallo, el ministerio público ordenó compulsar copias de la investigación disciplinaria a la Fiscalía General de la Nación y a la Procuraduría Regional del Tolima, para investigar penal y disciplinariamente al Capitán Juan Carlos Rodriguez Agudelo y al Teniente Luis Ordóñez Mueces ya que presuntamente incurrieron en encubrimiento de los hechos.