INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 278

Comunicado

La Procuraduría General de la Nación lamenta profundamente el fallecimiento del Presidente Alfonso López Michelsen quien sin duda pasará a la historia colombiana como el pensador y actor político más importante del siglo XX.

Para quienes tienen formación jurídica, la obra del Presidente López Michelsen representa todo un hito en el derecho público moderno colombiano. Sus reflexiones sobre la juridicidad indiana, el derecho internacional, sus estudios sobre la estirpe de nuestras instituciones y la proyección de lo que su inteligencia significa para nuestra actual vida institucional, perdurarán en la estructura democrática de la nacionalidad colombiana.

La mejor herencia que el Presidente López le deja a Colombia está representada en sus realizaciones y en la forma de poner a pensar al país como habitualmente se ha dicho. Sin embargo, quienes recibimos sus enseñanzas viviremos convencidos que el Presidente López ejemplificó una forma de innovar permanentemente el pensamiento de la nación en sus problemas y soluciones.

El legado de la renovación del liberalismo y su proyección social, la modernización institucional, la importancia que le dio a las regiones y su incorporación a la vida económica nacional, su propósito de reformar la Constitución del 86, que por esas cosas del destino están reflejadas en la Carta del 91, así como las ideas de reformas administrativas, fueron otros grandes aportes de su imaginación a la democracia colombiana.

El Presidente López libró su última batalla política en defensa del derecho humanitario, sus reflexiones quedaron plasmadas en sus columnas periodísticas, las cuales reproducen el clamor de los colombianos por la liberación de las personas secuestradas y en contra del oprobioso crimen del secuestro. Hoy Colombia hace duelo por la desaparición del ideólogo liberal más grande del siglo XX.