INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 263

Multimillonaria demanda contra la Nación por fallo contra ex ministro Londoño

Bogotá, 4 de julio de 2007. La tutela que concedió una sala de conjueces mediante la cual revocó una decisión de la Sala Plena del Consejo de Estado en el caso Invercolsa, sirvió de sustento para una multimillonaria demanda interpuesta contra la Nación – Rama judicial, por la Sociedad Arrendadora Financiera Internacional Bolivariana AFIB.

Se trata de la decisión adoptada el 9 de diciembre de 2003, por la Sala Plena el máximo tribunal de lo contencioso administrativo del país, cuando al resolver una acción popular instaurada por dos ciudadanos, falló en contra de del ex ministro de Estado Fernando Londoño Hoyos y anuló la venta de 145 millones de acciones de Invercolsa efectuada por ECOPETROL, tras comprobar que fueron adquiridas de manera fraudulenta.

Como se recordará, para adquirir estas acciones el señor Londoño Hoyos se hizo pasar como trabajador de ECOPETROL y para ello utilizó un certificado con el cual logró apropiarse ilícitamente de las citadas acciones de Invercolsa que hoy tendrían un valor aproximado de 72 mil millones de pesos, y constituirse de esa forma en socio individual mayoritario.

La demanda, cuyas pretensiones económicas son de los 24 mil millones de pesos, se formuló contra la Nación - Rama Judicial y se sustenta en un supuesto error judicial en el que habrían incurrido la mayor parte de los 23 juristas que conforman el Máximo Tribunal y última instancia de los asuntos contenciosos administrativos del país.

De ser acogida la pretensión de la Sociedad Arrendadora Financiera Internacional Bolivariana AFIB, que actualmente cursa en el Tribunal Contencioso Administrativo de Cundinamarca, obligaría al estudio acerca de la procedencia de iniciar una acción de repetición contra los Consejeros de Estado que adoptaron dicha decisión quienes tendrían que responder con su propio patrimonio, pero dado el altísimo monto pretendido tendrá que ser sin duda cancelado en gran porcentaje con los dineros del Estado, que es de todos los colombianos.