INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 228

Cargos contra dos ex funcionarios de hospital Rafael Uribe Uribe de Medellín

Bogotá, 15 de junio de 2007. Por presuntamente haber autorizado la prestación de servicios de salud de cirugía cardiovascular a la Cooperativa de trabajo asociado Competimos, sin la celebración de un contrato debidamente legalizado durante los meses de enero y febrero de 2004, la Procuraduría formuló cargos contra dos ex funcionarios del Hospital Rafael Uribe Uribe de Medellín.

La determinación disciplinaria a los entonces Gerente General de la Empresa Oficial del Estado, Rafael Uribe Uribe, Hugo Armando Hernández Prado y el subgerente de la misma Entidad Descentralizada, Gustavo Adolfo Uribe Miller.

El señor Hernández Prado, deberá explicar su proceder, ya que como Gerente de la entidad mencionada, pudo desconocer algunos deberes como servidor público y normas de carácter presupuestal, por cuanto dio visto bueno para que el Subgerente de Unidades Hospitalarias solicitara la continuación de los servicios de salud del área cardiovascular, comprometiendo a la entidad sin que existiera el correspondiente certificado de disponibilidad presupuestal para respaldar el gasto.

Igualmente, se cuestiona que pese a tener conocimiento de que la prestación del servicio de cirugía cardiovascular era urgente y que el contrato mediante el cual se había contratado su prestación terminaba el 31 de diciembre de 2003, no adoptó ninguna medida legal para garantizarla o procurar que el Dr. Uribe Miller lo hiciera y más bien ante la inactividad de éste en solicitar la realización del contrato ante el área jurídica, se limitó a darle su visto bueno para que solicitara al contratista que continuara prestando el servicio sin la existencia de un contrato que lo respaldara.

Al señor Gustavo Uribe Miller, el ministerio público le cuestiona que como Subgerente de Unidades Hospitalarias de la E.S.E. Rafael Uribe Uribe, pudo incurrir en irregularidades, por solicitar a la Cooperativa Competimos continuar prestando los servicios de salud durante los meses de enero y febrero de 2004, pese a tener conocimiento de la inexistencia de un contrato para sustentarlo.

“El Subgerente de Unidades Hospitalarias, de conformidad con la resolución 0599 de 2004, tenía dentro de sus funciones promover y orientar el desarrollo de la garantía de calidad de los servicios de atención hospitalaria de la empresa; lo que explica que fuera su responsabilidad solicitar la iniciación de los trámites contractuales –ante la Oficina Jurídica- para garantizar entre otras, la prestación de los servicios de cirugía cardiovascular.”