INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 208

Destituido ex personero de Arauquita (Arauca)

 

Bogotá, 5 de junio de 2007. Con destitución del cargo e inhabilidad general por 20 años fue sancionado Miguel Arbey Galvis Zapata, ex personero municipal de Arauquita (Arauca), por no dar el trámite correspondiente a la queja verbal de un ciudadano contra miembros del Ejército Nacional que ocasionaron daños en la finca de su propiedad.

De acuerdo con el fallo de primera instancia, en junio de 2005 el ciudadano Pedro Montañez acudió ante el entonces Personero de esa localidad, por cuanto miembros del Ejército Nacional que pernoctaron en su finca ocasionaron serios daños al inmueble.  Para dar sustento a la queja, se desplazaron al lugar de los hechos y tomaron 20 fotografías que quedaron en manos del funcionario. Sin embargo, con el tiempo, y ante la falta de acción de la Personería, el afectado pudo comprobar que en esa entidad nunca se le dio el trámite correspondiente a la queja pues ni ésta ni los registros fotográficos figuraban en los archivos oficiales.

En la investigación adelantada por la Procuraduría Regional de Arauca quedó demostrado que el ex personero no tramitó la queja debidamente y que, una vez realizada la inspección ocular a la finca del quejoso, no custodió el material probatorio (fotografías). Además, valiéndose de su investidura “vergonzosamente engañó” al afectado exigiéndole una suma de dinero para adelantar los trámites de la queja (70.000 pesos) y otra suma prestada (20.000 bolívares).
 
De acuerdo con el fallo, “(…) la actitud y comportamiento del disciplinado no revela el cuidado y diligencia necesario que se espera de una de las más altas dignidades dentro del municipio de Arauquita, quien debió actuar en pro de los intereses de la comunidad ya que estaba obligado por su jerarquía a desempeñarse con impecable probiedad, y que además tenía conocimiento sobre la ilicitud de sus conductas y el daño social causado”.

Además, los investigadores concluyeron que la conducta del ex personero constituye una reiteración de su modus operandi ya que ese despacho tiene antecedentes del “proceder deshonesto del funcionario investigado por hechos de naturaleza similar”, por los cuales ya existe una sanción de segunda instancia.