INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 182

En caso Invercolsa, Procuraduría previene sobre actuación que pretende la ineficacia del fallo de la justicia a favor de Ecopetrol

Bogotá, 23 de mayo de 2007. Las acciones de Invercolsa, que la justicia colombiana declaró de propiedad de Ecopetrol por haber sido adquiridas ilegalmente por el señor Fernando Londoño Hoyos, pretenden ser rematadas por la firma panameña Arrendadora Financiera Bolivariana Internacional S.A. – AFIB, dentro de supuesta reclamación contra el señor Londoño, en un intento de arrebatar así, el derecho que la estatal petrolera tiene sobre las mismas.

Como se recordará, en 1997, el señor Londoño adquirió 145 millones de acciones de Invercolsa por $9.294 millones de pesos. Un año después, la Asamblea ordinaria de accionistas, autorizó la emisión de otros 179 millones de acciones a su favor, quien inmediatamente las pignoró al Banco del Pacífico de Panamá S.A., que a su vez, en 1999 las transfirió a AFIB.

En el año 2006, las asambleas realizadas en los meses de abril y septiembre, evidenciaron un inexplicable incremento en los números de acciones de las partes, por ello existe una solicitud a Invercolsa para que informe las razones por las que AFIB registra un incremento en este lapso de tiempo, de cerca de 46 millones a más de 238 millones de acciones.

Pese a que ninguna de las referidas acciones son ya propiedad del señor Londoño Hoyos por decisión del juzgado 28 Civil del Circuito de Bogotá que es objeto de apelación, AFIB presentó en otro juzgado, en el número 27 Civil del Circuito de esta ciudad, una solicitud de embargo contra los 179 millones de acciones que le fueron dadas en garantía por el Banco del Pacífico, pero además pretende hacerlo extensivo a los145 millones de acciones iniciales, que el ex ministro no dio en garantía al Banco del Pacífico de Panamá S.A. y que pese a ello cedió a AFIB.

Ante el intento de la empresa panameña, se puso en conocimiento de la juez 27 Civil del Circuito de las consecuencias que tendría acoger la inexplicable pretensión de AFIB de embargo y remate de las 324 millones de acciones pues de accederse a dicha solicitud, cuando el fallo que regresó la propiedad de las mismas a Ecopetrol quede en firme, dichas acciones serían ya de propiedad de terceros, con las millonarias perdidas que ello implicaría para el Estado colombiano.