INICIO > NOTICIAS > BOLETÍN 131

Procuraduría y Dirección Nacional de Derecho de Autor fijan normas en esta materia

Bogotá, domingo 22 de abril de 2007. Las entidades públicas que organicen o promuevan eventos donde se comuniquen públicamente obras de un repertorio cuyo autor adelanta su gestión de manera individual o directa, deberán obtener previamente la respectiva autorización del titular de la creación.

Así fue establecido en la circular suscrita por la Procuraduría General de la Nación y la Dirección Nacional de Derecho de Autor que complementa la circular conjunta del 24 de abril de 2006 que establece unos lineamientos de carácter preventivo respecto a la difusión de obras y prestaciones musicales en establecimientos y espectáculos públicos.

El documento también precisó que en aquellas ocasiones en que se deseen comunicar públicamente las interpretaciones o ejecuciones y los fonogramas musicales, y estos sean gestionados en nombre propio y de manera directa, y no a través de sociedades, deberán reconocer a favor de sus titulares los derechos que, según lo consagrado en la Constitución y la Ley, les corresponde.